Desafío Culinario es uno de los programas más queridos por el público de la televisión guatemalteca debido a que su conductora, Mirciny Moliviatis, ha cautivado a la audiencia con sus platillos, además de que a lo largo de sus cinco temporadas ha dado a conocer el valor cultural de la comida chapina.

“Yo estudié gastronomía por la adrenalina que se siente al momento de estar cocinando, así como cuando se está realizando un servicio o un evento”, puntualiza la chef, quien también ha tomado notoriedad en el mundo de los negocios con la expansión de su cadena de restaurantes, 7 Caldos.

Mirciny, quien se formó en la Escuela de Hostelería AIALA (España), se ha enfrentado a diversos retos para lograr sobresalir, principalmente al machismo por parte de sus colegas durante el comienzo de su carrera, además de que la profesión no estaba dignificada como el día de hoy en Centroamérica.

Le invitamos a leer: Ileana Rojas, al frente de la innovación en Intel

Con disciplina

Pese a comentarios denigrantes, logró encontrar una oportunidad de crecimiento gracias a su esfuerzo y preparación constante en su actividad.

“La gastronomía mundial es regida por hombres, si ves las listas de los mejores restaurantes y chefs siempre son del sexo masculino. Existe un premio especial para las mujeres, que no debería ser así, debido a que hombres y mujeres pasamos el mismo tiempo en la cocina y tenemos la misma creatividad”, asegura.

A pesar de estas situaciones, la también empresaria piensa que, con el paso de los años, la especialidad que domina ha adquirido un mayor reconocimiento.

Le invitamos a leer: Neyvi Tolentino transforma el Derecho con tecnología

La unión perfecta

Hoy en día Mirciny es considerada una de las primeras en dar una nueva visión a la gastronomía, misma que, desde su punto de vista, necesita de disciplina además de una misión clara.

Uno de los ‘ingredientes’ claves de su éxito en la cocina, tanto en la administración de sus restaurantes como para romper el llamado ‘techo de cristal’, es la pasión que imprime en cada una de las actividades que realiza, por lo que considera necesario que las mujeres pierdan el miedo, ya que al traspasar esta barrera saldrán más fortalecidas.

Muestra de ello es que la guatemalteca, sin temor alguno, va en busca de los patrocinios para su programa de televisión.

Para la chef, la unión entre hombres y mujeres debe darse con el ejemplo y con acciones por parte de los líderes de Guatemala:

Tanto hombres como mujeres debemos hacer un país mejor, ya que ni pueden sólo los hombres, ni sólo las mujeres. Nos complementamos y es lo lindo de cada género, ya que cada uno aporta desde su perspectiva con el objetivo de erradicar el machismo que existe en los cantones, aldeas y localidades, donde muchas niñas no van a estudiar o se embarazan muy jóvenes”, explica.

Le invitamos a leer: El crédito empodera a las mujeres: María Eugenia Brizuela