El propietario mayoritario de Avianca Holdings, Germán Efromovich, que junto a su hermano José es investigado por las autoridades de Brasil en el caso de corrupción Lava Jato, salió a defenderse este miércoles.

“Hay unas declaraciones del expresidente de Transpetro para cambiar casa por cárcel, en las que dijo que el único que no aceptó ningún hacer soborno, fue el señor Germán Efromovich”, dijo a Forbes el empresario brasilero en un encuentro virtual con periodistas.

A los hermanos se les acusa de presuntamente haber pagado sobornos para conseguir un contrato de construcción naval con Transpetro, una unidad logística de la empresa estatal brasileña de petróleo Petrobras.

Efromovich señaló que las autoridades brasileras tienen una serie de documentos que demuestran que “nunca” ha pagado si quiera alguna propina y que este caso “deberá quedar archivado”.

Para el empresario, este caso no deberá tener ningún impacto en ninguno de sus negocios porque “acá no hay ningún crimen”. “Acá hay una investigación, las empresas son independientes, se manejan con sus directivas independientes”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El miércoles, la acción de Avianca registró una caída de 12% en la Bolsa de Valores de Colombia, la más pronunciada desde mayo que se había venido recapitulando. Efromovich expresó que no puede pronunciarse sobre Avianca pero acotó que “el mercado está lleno de especuladores” que hacen negocio con el desplome de esa acción.

También señaló que está dispuesto a buscar los recursos que Avianca necesita tras las pérdidas de la pandemia, para recuperar el control de la compañía. “Avianca está buscando capitalizarse, nosotros nos postulamos a través del Capítulo 11 para poder participar con un grupo de inversionistas y volver a la compañía”, indicó. “Vi en los medios que están necesitando US$1.2000 millones, me parece muchísimo, pero voy a ver de donde sacaron esos valores”.

Sin embargo no reveló que inversionistas lo acompañaría: “No le voy a contar eso a mis enemigos en público”.

De hecho, sigue en sus planes para adquirir la aerolínea italiana Alitalia. “No está ocurriendo porque el Gobierno de Italia no la quiere vender, tenemos los inversionistas”.

Los hermanos Efromovich construyeron en su día la segunda empresa de aerolíneas de América Latina, lo suficientemente grande como para atraer a United Airlines Holdings en 2018 a una alianza con Avianca.

Para conseguir la asociación, United prestó a la compañía de los hermanos Efromovich casi 500 millones de dólares. Desde entonces, la aerolínea estadounidense ha amortizado pérdidas contables por ese préstamo.

Efromovich hizo un llamado a Colombia: “abran los aeropuertos no cierren a Colombia al mundo, hay que aprender a convivir el mundo, están matando a la gente de hambre, están destruyendo la economía del país”.