Al menos 13 personas murieron en Perú al tratar de huir de la policía en un operativo para detener una fiesta prohibida debido a las restricciones por la epidemia de Covid-19.

Otras seis personas resultaron heridas, entre ellos tres policías, durante la redada practicada en la noche del sábado en la discoteca donde participaban unas 120 personas en la reunión clandestina, afirmaron funcionarios policiales.

La intervención policial se produjo poco antes del inicio de un toque de queda dominical decretado por el gobierno hace más de una semana, cuando se prohibieron también las reuniones familiares y sociales en medio de un rebrote del coronavirus.

En el operativo fueron detenidas unas 23 personas, a las cuales se les aplicaron pruebas rápidas de Covid-19 y 15 dieron positivo, informó este domingo el comandante general de la Policía Nacional del Perú, Orlando Velasco.

“En este momento se ha practicado la prueba rápida a los 23 detenidos y debemos informar que 15 de los intervenidos han dado positivo, vean la irresponsabilidad de las personas en incumplir las disposiciones”, afirmó el general, de acuerdo con el diario El Comercio.

Lee también: Empresas peruanas se reinventan para afrontar crisis generada por coronavirus

Autoridades del gobierno peruano criticaron este domingo al propietario de un club nocturno.

“Pido la máxima sanción para los dueños de este centro, que ha sido realmente una irresponsabilidad y estamos hablando de un homicidio doloso por afán de lucro”, dijo la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Rosario Sacieta, a periodistas tras visitar la zona de incidente en la madrugada del domingo.

El hecho se produjo en la discoteca Tomas Restobar, que funciona en un segundo piso del local en el distrito Los Olivos de Lima, luego que llegara la policía alertada por los vecinos para detener la fiesta debido a la prohibición vigente.

El general Orlando Velasco narró a la radio local RPP que tras llegar al local la policía conminó a los asistentes a desalojar el club nocturno.

“En estas circunstancias que las personas empiezan a pugnar por salir, se genera un tumulto todos se van unos contra otros”, dijo Velasco. “Lamentablemente hay 13 personas fallecidas”.

El Ministerio del Interior informó en un comunicado que los asistentes intentaron escapar por la única puerta de ingreso, atropellándose y quedando atrapadas entre la puerta y una escalera de local.

“Sabiendo que hay una emergencia sanitaria, sabiendo que ni siquiera en tu casa puedes reunirte con familiares que no viven ahí, tengas la irresponsabilidad de abrir un local para que 120 personas entren”, afirmó la ministra Sacieta.

Imágenes de televisión mostraron a algunas víctimas en el toldo de una camioneta y familiares llorando, así como personal sanitario con mascarillas llegando al club nocturno, mientras la policía con escudos acordonaba el local.

La policía dijo que en la intervención no se usaron gases lacrimógenos o armas, como denunciaron algunos familiares. Según la policía, las víctimas son 11 hombres y dos mujeres, aproximadamente de entre 20 y 30 años.

Los contagios de Covid-19 en Perú han crecido a un promedio diario de 9,000 en los últimos tres días y el Ministerio de Salud reportó que los casos confirmados ascendieron el sábado a 585,236 −el doble frente a lo reportado el 2 de julio−, mientras que los muertos por la enfermedad ya suman 27,453, casi dos veces más que el 21 de julio.

La cifra de contagios en Perú es la segunda más alta de América Latina y la sexta en el mundo, según un recuento de Reuters.

Perú impuso una estricta cuarentena en marzo, frenando casi todas las actividades productivas del país. Pero desde mayo, el gobierno inició una reapertura escalonada de su economía, que según proyecciones del banco central se contraería este año un 12.5%, en el que sería el peor desempeño en un siglo.

Con información de Reuters