Por Daniela Arboleda Filigrana *

Desde hace aproximadamente dos años hemos escuchado constantemente la palabra emprendedor en la mayoría de las actividades que desarrollamos, sin embargo, el emprendimiento es una realidad que se vive desde hace muchos años, solo que se ha desarrollado de formas diferentes.

Creo que hay varios tipos de emprendedores, los que con su idea están solucionando una gran problemática con impacto global, nacional o local, los que ofrecen un producto innovador creando una necesidad, los que se forman en esta hermosa carrera  y los que cuentan con esta habilidad innata.

Todos ellos tienen un objetivo claro y es tener una idea que impacte a alguien de forma positiva. Este objetivo es el que permite darle vida a ese sueño que, por cierto, es el inicio porque todo lo que sigue después, no es nada fácil.

¿Cómo piensa un verdadero emprendedor?  Es muy simple: no le tiene miedo a nada, no le tiene miedo al fracaso, incluso esto para él es un sinónimo de enseñanza, de oportunidades y de éxito. 

Un verdadero emprendedor no se rinde hasta cumplir sus metas y si no lo está logrando, cambia el método, pero al final lo hace de la mejor forma. Recuerda la sabia frase: Si no estás obteniendo los resultados que buscas, cambia la estrategia pero no la meta

Un verdadero emprendedor es inteligente, piensa en todas las situaciones, examina con determinación cada movimiento antes de dar el paso, sin embargo se arriesga porque es simple: el que no arriesga no gana

A un verdadero emprendedor le encanta aprender. Si no sabe del tema lo investiga.  Un verdadero emprendedor, se cree importante; pero, ¿por qué? Porque él sabe que cualquier cosa que se proponga lo va a lograr y cada vez lo hará aún mejor

La verdad 

¿Qué es lo que hace que los emprendedores saquen adelante sus proyectos? Que te muevan fibras. Cuando un emprendedor encuentra un proyecto, una idea que realmente ama y está dispuesto a darlo todo, esta idea generalmente es un éxito. La determinación con la que todo se crea es realmente algo mágico.

“Haz lo que amas y serás feliz, porque el que ama lo que hace está benditamente condenado al éxito”, decía Facundo Cabral. 

Vivimos atrapados en un mundo donde lo estable es más seguro, pero esto para un emprendedor no existe. Un ejemplo muy fácil: ¡trabajar en algo estable! ¿Qué pasa con esa gente que se atreve a emprender? ¡Claro!  nada al principio es fácil, porque si todo fuera fácil en la vida, nada tendría sentido. Esta gente que decidió emprender, ¿qué hizo? Salió de su zona de #confort. 

Decidió aprender más, arriesgarse más, proyectarse de manera diferente y no quitar los ojos de su objetivo principal. 

Decisiones y acciones

Estas palabras y esta fase son muy importantes, porque la vida está hecha de decisiones y acciones. Los emprendedores no pospone sus actividades o tareas, la fuerza de voluntad es uno de los factores más importantes en este proceso ya que esto define muchas cosas. 

Decidir realizar un proyecto, o cualquier cosa que quieras en tu vida debe conllevar a una acción. 

Si en este momento de tu vida estás interesado en implementar algo nuevo, en emprender, simplemente toma acción. 

Esta es la verdad de todos los emprendedores genuinos, para emprender no se necesita dinero.

*  Founder & manager innovation (CIO) de Miráfest Colombia;  además, es autor de La biblia de los millenials.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.