EFE.- El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, aseguró este domingo que el país “mantiene la tendencia a la baja” en los casos positivos de la COVID-19 y que existe un 56% de ocupación de camas en hospitales.

Giammattei se dirigió a la población en una cadena nacional en la que indicó también que “la curva se ha ido aplanando” en el departamento de Guatemala, que aglutina el 59 por ciento del total de casos positivos.

Sin embargo, el mandatario advirtió que “la reapertura económica y social” ordenada el pasado 27 de julio “forzosamente nos traerá un repunte en los casos, el cual esperamos no sea tan fuerte”.

Guatemala ha contabilizado hasta este domingo 68,188 contagios de la COVID-19 y 2,594 muertes por el coronavirus, la cifra de decesos más alta de Centroamérica.

El sábado, el Gobierno de Giammattei anunció que 206 municipios se encuentran en el máximo nivel de alerta por la COVID-19, 37 más que hace dos semanas tras la última actualización del sistema que regula las actividades económicas y de convivencia en el país.

El Ministerio de Salud guatemalteco informó el sábado que tras la nueva actualización del ‘semáforo epidemiológico’ el 60 por ciento de los 340 municipios que componen el territorio se encuentra en el color rojo, el máximo nivel de alerta. La cifra era del 50 por ciento hace 15 días.

De acuerdo a la cartera sanitaria, 206 municipios se encuentran en el color rojo, 85 en naranja (alerta alta), 49 en amarillo (alerta moderada) y ninguno en verde (la denominada por el Gobierno como “nueva normalidad”).

Los niveles de alertas por colores fueron incorporados por el Gobierno el 27 de julio y regulan las actividades económicas y de convivencia según el número de contagios por municipio. A la fecha, ninguno ha llegado a verde.

La medida representó el fin del confinamiento iniciado por el coronavirus el 15 de marzo y la reapertura de restaurantes, iglesias, centros comerciales y transporte público.

DESCENSO EN OCUPACIÓN HOSPITALARIA

Giammattei valoró positivamente este domingo que la ocupación hospitalaria se encuentra en un 56 por ciento, mientras que hace poco más de un mes llego a ubicarse hasta en un 71%.

“Los guatemaltecos estamos demostrando que podemos controlar este virus. Estamos usando la mascarilla todo el tiempo”, añadió el médico y cirujano retirado de 64 años.

El gobernante explicó en su intervención en cadena nacional que próximamente se empezará con el segundo de tres pagos del programa social Bono Familia, que entrega 1,000 quetzales (aproximadamente 133 dólares) a familias de bajos ingresos.

El manejo de los programas sociales ha sido precisamente una de las principales críticas de la población a la gestión de la pandemia por Giammattei.

Durante los últimos dos sábados, docenas de personas se han manifestado en contra del mandatario frente al Palacio Nacional de la Cultura, sede del Gobierno, para exigir transparencia en el manejo de más de 1.600 millones de dólares solicitados en préstamos internacionales para afrontar la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Giammattei aprovechó su mensaje de este domingo para pedir unidad de la población el próximo 29 de agosto “en un día de ayuno y oración”.

El 59 por ciento de la población guatemalteca vive bajo el umbral de la pobreza y uno de cada dos niños en el país sufre de desnutrición, según organismos internacionales.