EFE.- El Instituto de Estudios de la Mujer “Norma Virginia Guirola de Herrera” (CEMUJER) de El Salvador pidió este martes al secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que respete la autonomía e independencia de la CIDH.

La solicitud del ente salvadoreño se da horas después de que Almagro anunciara su decisión de no renovar el mandato del secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, lo que, según la Comisión, atenta contra su “autonomía e independencia”.

En la madrugada del lunes, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), órgano autónomo de la OEA, reveló la decisión de Almagro de “abstenerse de avanzar en el proceso de renovación del mandato de su secretario ejecutivo”, Paulo Abrao, en el puesto desde agosto de 2016.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Ante esta medida, la Comisión expresó “su más enérgica protesta; así como su alarma ante un grave embate contra su independencia y autonomía”, ya que en enero de este año el organismo de derechos humanos había decidido por unanimidad renovar el mandato de Abrao para el periodo 2020-2024.

“La Comisión -indica el comunicado- anuncia a la comunidad internacional que esa decisión unilateral del Secretario General constituye un franco desconocimiento de su independencia y autonomía, que busca la separación de facto del Secretario Ejecutivo, y dejar sin efectos la decisión de renovación adoptada 8 meses antes por la CIDH”.

CEMUJER se sumó al pronunciamiento de la CIDH y “demanda al secretario general de la OEA una actuación coherente y respetuosa con la autonomía e independencia de la CIDH“, según una publicación en su cuenta de Twitter.

Con amplia experiencia en los ámbitos de derechos humanos, políticas públicas, financieras y presupuestarias, Abrao se ha distinguido por sus planes para modernizar la CIDH.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Especialmente jugó un papel relevante en la crisis en Nicaragua, donde centenares de personas murieron tras las protestas que estallaron en 2018 contra el Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

En esa instancia, la CIDH se convirtió en el organismo internacional de referencia con una misión en el terreno, que fue posteriormente expulsada del país centroamericano.

La CIDH también ha jugado un papel relevante en El Salvador al solicitar, en reiteradas ocasiones, al Estado salvadoreño abrir nuevos procesos penales por los crímenes cometidos durante la guerra civil (1980-1992) en cumplimiento de las recomendaciones de una Comisión de la Verdad de la ONU.

Asimismo, se ha pronunciado ante la penalización total del aborto en este país centroamericano, nación donde dicha práctica está prohibida y se juzga a las víctimas bajo el delito de homicidio agravado. 

Puedes leer: El Salvador en alerta por tormentas tropicales