EFE.- El Congreso de Costa Rica aprobó este jueves un crédito por 508 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI) que será destinado a fortalecer las finanzas públicas y hacer frente a las consecuencias del COVID-19.

En un segundo y definitivo debate, con 40 votos a favor y 14 en contra, los diputados dieron el aval para que los recursos sean desembolsados en un solo tracto por el FMI al Banco Central de Costa Rica, ente que los transferirá al Ministerio de Hacienda y podrán ser utilizados para el financiamiento de gastos del presupuesto nacional y son de libre disponibilidad.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“La aprobación del crédito de 508 millones de dólares con el FMI generará un ahorro de aproximadamente 50.000 dólares diarios para el país como resultado de cambiar deuda cara por deuda barata (…) Mi agradecimiento a los diputados que dieron su voto a esta ley que da un respiro a las finanzas del país”, escribió en redes sociales el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado.

El préstamo rápido cuenta con un interés más bajo del porcentaje que paga actualmente el Estado y las autoridades estiman que se logrará un superávit primario del 2% del Producto Interno Bruto (PIB) hasta el 2024 y una relación deuda/PIB del 50% hasta el 2034.

La iniciativa además dispone de 50 millones de dólares para la Caja Costarricense del Seguro Social, como pago de parte de la deuda del Estado costarricense con la institución estatal.

Los legisladores que se opusieron al crédito criticaron que el Gobierno no cuenta con una ruta clara para la reactivación de la economía y que sus estrategias se concentran en aumentar la deuda.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

El diputado del evangélico partido Nueva República Harllan Hoepelman, manifestó a los medios que el Poder Ejecutivo ha encontrado una “salida temporal” a la preocupante crisis económica que enfrenta Costa Rica, “refugiándose en préstamos internacionales y siendo amparados por partidos políticos a su gestión”.

“El problema de este empréstito es la falta de transparencia en la información. Conocemos que éste crédito es el primer paso para adquirir derecho a más deuda con el FMI y desconocemos los términos y condiciones que tendrán estos nuevos créditos que ya han sido conversados con el Poder Ejecutivo”, afirmó Hoepelman.

Por su parte, el Gobierno informó que el interés de Costa Rica era acceder a la línea rápida de financiamiento de 508 millones de dólares para atender la emergencia provocada por la pandemia del COVID-19.

El crédito con el FMI se suma a otro aprobado por el Congreso en marzo pasado por 500 millones de la Corporación Andina de Fomento (CAF), cuyo fin original era el pago de deuda cara, pero que ahora se utilizará para atender la crisis que está generando la COVID-19.

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) también otorgó en marzo a Costa Rica 90 millones de dólares para que dos bancos estatales apoyen a los pequeños y medianos empresarios afectados por la crisis sanitaria.

Las proyecciones oficiales indican que el país cerrará el 2020 con una caída de al menos el 5% en su economía y un déficit fiscal cercano al 9% del PIB; mientras que el desempleo alcanzó en junio la cifra histórica de 24 % .

Costa Rica contabiliza hasta este jueves 37.292 casos positivos de COVID-19 y han fallecido un total de 397 personas.