X
BREAKING
Bitcoin en El Salvador: Mitos y realidades

EFE.- Panamá añadió este martes 570 nuevos casos de la COVID-19 y 16 muertes, que elevaron a 93,552 los contagios confirmados y a 2,018 las defunciones acumuladas en 178 días de pandemia, dijeron las autoridades.

El Ministerio de Salud (Minsa) reportó que hay 1,458 personas hospitalizadas, 168 en las unidades de cuidados intensivos (UCI) y 1,290 en sala general, mientras que 22,705 están aisladas en sus casas y 397 en hoteles-hospitales.

En las últimas 24 horas se aplicaron 3,514 test de detección, que dan una positividad de 16%, mientras que los aplicados por cada 100,000 habitantes ascienden a 8,026.

Panamá, que en las últimas semanas ha registrado un descenso en los indicadores pandémicos, ha establecido entre el 7 de septiembre y el 12 de octubre la reapertura de casi todas las actividades en el país, incluida la aviación internacional, según un cronograma anunciado el pasado 25 de agosto.

Sigue la información de economía y negocios en Forbes Centroamérica

El ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, dijo que “la ruta de apertura va a continuar” si todos siguen colaborando y acatan las medidas recomendadas para frenar la expansión del virus, y solicitó “paciencia, que las cosas están saliendo bien”.

Sucre destacó que para seguir con la apertura antes hay que cumplir con ciertos criterios, como mantener un RT o reproducción efectiva de casos menor o igual a 1%, una letalidad diaria menor al 3%, y disponibilidad de camas de sala general de 10% o más, y de 15% en UCI.

El Ministerio de Salud detalló que el pico de casos diarios sigue la tendencia a la baja tras el primer contagio detectado el 9 de marzo pasado, en tanto que el RT nacional es de 0.96%.

La tasa de letalidad de la COVID-19 en Panamá es del 2.2.%, de las más bajas de la región.

El director de la Región Metropolitana de Salud, Israel Cedeño, manifestó que este descenso en los indicadores de la pandemia “es el efecto de todas las estrategias sanitarias aplicadas hasta ahora” en la lucha contra la COVID-19.

Una de las herramientas aplicadas por las autoridades a nivel nacional es el de la trazabilidad o rastreo de los contactos de casos positivos para cerrarle el paso a la expansión del virus.

Panamá planificó en un principio una reapertura gradual en base a 6 bloques económicos, de los que dos están abiertos desde el 13 de mayo y el 1 de junio, respectivamente, e incluyen pesca, industria, banca y servicios técnicos y construcción pública.

La oleada de nuevos casos coincidió con la liberación del bloque 2 (industria, banca y construcción pública), por lo que se suspendió el proceso de reapertura, y también con un aumento sustancial del número de pruebas para detectar la enfermedad.