EFE.- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, llamó este miércoles a los nicaragüenses a “tener cuidado” con la pandemia de la COVID-19, que ha dejado al menos 144 muertos y 4.668 infectados en el país, desde mediados de marzo pasado.

“No podemos decir que ya no hay pandemia. No podemos confiarnos. Hay que tener cuidado”, instó el mandatario en un discurso durante el acto del 41 aniversario de constitución del Ejército de Nicaragua.

Ortega explicó que las indicaciones que recibe de las autoridades sanitarias, de los médicos y de los organismos de la salud es que se mantiene la incidencia de esa enfermedad.

Consideró que la pandemia será el tema central de la próxima Asamblea General de la ONU y que son los países desarrollados los que están obligados a encontrar respuestas, entre ellas la vacuna.

Asimismo, Ortega defendió las pocas restricciones que ha impuesto su Gobierno para detener al nuevo coronavirus, bajo el argumento de que la economía del país es mayoritariamente informal.

Te puede interesar:Dirigente opositor denuncia “terrorismo fiscal” en Nicaragua

Nicaragua es “un país que no puede dejar de trabajar, porque es un país donde se trabaja por cuenta propia”, explicó.

Por tanto, pidió a los nicaragüenses ayudarse unos a otros, y no aterrorizarse unos a otros, porque de esa enfermedad no se capea nadie por muy millonario que sea, aunque se encierre en una jaula de acero”.

También defendió que las autoridades educativas mantengan las clases presenciales, porque, según dijo, se ha demostrado que el encierro o confinamiento le hace más daño a los escolares.

Durante el acto, Ortega felicitó al Ejército por ejecutar labores de desinfección en diferentes puntos del país, en el marco de la crisis sanitaria.

El jefe del Ejército, Julio César Avilés, dijo que han desplegado 6.000 soldados para las acciones de desinfección, y otros mil en las fronteras para evitar la migración irregular.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Durante el acto, Ortega entregó a Avilés, en representación del Ejército, la orden “Augusto C. Sandino, en su máximo grado.

También ascendieron a 303 militares al grado superior inmediato, entre ellos al coronel Guillermo Patricio López al rango de general de brigada.

En su discurso, el jefe militar destacó que Nicaragua es un país seguro, donde no existen maras, ni carteles del narcotráfico, ni pistas clandestinas, ni bodegas para almacenar drogas.

También agradeció a Rusia por su “apoyo sin condiciones de ninguna naturaleza” en el campo militar, así como a Taiwán y a México.