Por Thelma López

Mover diferentes canales de venta en su sitio web y dinamizar su marketplace han sido algunas de las estrategias que implementó la tienda departamental costarricense Ekono, para enfrentar los estragos del Covid-19. Lo hizo, gracias a que ya contaba con una plataforma que desarrolló hace cinco años, antes que muchos de sus competidores locales.

La marca surgió hace 29 años, con un capital de 3,000 dólares, como una tienda de venta de ropa femenina, y empezó una expansión acelerada entre 1999 y 2005.

Esto significó ampliar sus categorías, pasando de ropa de mujer a nuevos nichos como vestimenta de hombre y niños, y electrodomésticos, explica su fundador y presidente, Allan Cedeño.

Le invitamos a leer: El efecto de COVID-19 en el e-commerce

“En cinco años experimentamos crecimientos de entre 200 y 300% en ventas, pasamos de 12 a 30 tiendas y de 200 a 600 funcionarios”, revela. Hoy, la marca cuenta con 40 puntos en todo el país.

Canales digitales

En 2015, ya fortalecidos con una amplia presencia física, que no sólo incluye áreas metropolitanas, sino zonas más rurales, Ekono creó un equipo de trabajo para desarrollar nuevos canales de ventas digitales.

“Nos encontramos con que la generación de contenidos no es fácil, la plataforma tecnológica no es fácil y con que las redes logísticas no estaban muy bien desarrolladas”, dice Cedeño.

A pesar de los obstáculos desarrollaron un modelo inicial de click-and-collect, en donde el cliente compra en línea y acude a la tiendas por el pedido.

Pronto, su plataforma de e-commerce migró a convertirse en un sitio donde no únicamente promocionan su inventario tradicional, sino que incluyen diversas marcas de calzado deportivo, muebles, perfumes, electrodomésticos de mayor volumen, entre otros.

Le invitamos a leer: El comercio electrónico aumenta en Centroamérica, junto con sus amenazas

“El marketplace tiene a Ekono como su mayor proveedor y a decenas de proveedores con los cuales hemos ampliado nuestra oferta. Debido a nuestra penetración en puntos de venta y a la cantidad de clientes que ascienden a un millón de personas fidelizadas, pretendemos convertirnos en uno de los mayores marketplaces del país”, argumenta
su presidente.

Experiencia digital

Para complementar esta estrategia, la empresa ha trabajado en una experiencia de cliente omnicanal, lo que ha significado una inversión de 5 millones de dólares y que incluyó transformar la infraestructura física de sus tiendas más recientemente inauguradas y agregar espacios de interacción como video walls, kioscos digitales y tabletas.

Cuando el Covid-19 obligó al cierre de las actividades económicas, Ekono no sólo continuó con sus planes de comercio digital, sino que se apoyó en ellos para sobrevivir:

“Hemos adherido más productos a nuestro marketplace y ampliado nuestro portafolio de productos necesarios para enfrentar la pandemia”, indica Cedeño.

Otra medida a futuro será expandir las categorías y productos que hoy demanda el cliente en virtud de permanecer en casa y cuidar su salud.

También están analizando la oportunidad de iniciar nuevos negocios muy de la mano de su core business con su capacidad instalada, es decir, las cuatro decenas de tiendas que poseen alrededor del país.