El Canal de Panamá es pieza clave del comercio exterior de América Latina y del mundo, hace días celebró su 106 aniversario en medio de la pandemia de Covid-19, y de la intensificación de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

“Panamá, tiene una posición geográfica muy ventajosa. Tenemos puertos en ambos lados, un ferrocarril transístmico y el canal. O sea que pensamos que es un área que tiene una ventaja competitiva”.

Señaló Ilya Espino de Marotta, subadministradora del Canal de Panamá, en entrevista para Forbes.

Ante la propagación del Covid-19, en los meses de abril, mayo, junio y julio se registró una disminución en el sector de vehículos y cruceros, además del gas natural licuado. Sin embargo, los contenedores han presentado un incremento importante, en cuanto a los ingresos del Canal de Panamá, además de la transportación de maquinaria y materiales de construcción.

“En cuanto a los ingresos sí tuvo su caída, pero está de nuevo recuperamos. Así que estamos viendo, como quien dice, un resurgimiento en la economía mundial que apoya, pues no solo a Colombia sino a toda Latinoamérica”.

Dijo, Espino de Marotta.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos no ha repercutido, gracias a que el tránsito de gas natural y gas licuado de petróleo, que eran transportados a China fueron absorbidos por países como Corea y Japón.

¿Ha logrado estabilizar su nivel de agua?

En 2019, la Cuenca Hidrográfica del Canal de Panamá experimentó su quinto año más seco en 70 años, debido a la disminución de lluvias, lo que provocó que los niveles de los lagos cayeran muy por debajo del promedio.

Ante esto, la administración del Canal de Panamá ha tomado acciones para mantener un nivel de agua estable, apostando por la eliminación completa de la generación hidroeléctrica (medio por el cual se liberaba agua en las cámaras para empujar los buques de forma de que fuera más expedita la forma de tránsito).

Por el contrario, se ha apostado por el uso de tinas de reutilización de agua para trabajar con un aporte limitado de agua, paralelamente en febrero de 2020, se estableció una tasa de agua dulce con un valor fijo y variable que depende del nivel del lago de navegación, Gatún; mientras más agua tenga, se presenta un mayor porcentaje de recarga.

“Esto también permitió que los navieros supieran con antelación qué nivel tendría el embalse cuando ellos llegaran a participar, así que ajustaban su nivel de carga y descarga, a sabiendas de qué nivel de calado tenía el lago.”

Explicó Daniel Muschett, vicepresidente interino de agua y ambiente de la Autoridad del Canal de Panamá.

Además, se implementó el conteo de buques diarios para maximizar el mantenimiento o los niveles del agua, con el fin de conocer de qué forma se comporta el lago.

¿En qué apuesta actualmente el Canal de Panamá?

Todo indica que la administración se siente interesada no solo por el tránsito internacional, sino por las oportunidades que ofrece Centroamérica, pues se buscaría que el Canal de Panamá se convierta en un centro regional, donde se impulse algún tipo de industrias, con el fin de aprovechar la facilidad de los accesos.

“Pienso que en la pandemia se abren oportunidades nuevas para ver a Panamá como espejo logístico, para diversificar los centros de producción o de acopio. Por lo que mencioné, la posición geográfica que tenemos, muchas empresas internacionales tienen sus operaciones regionales en Panamá”.

Comentó la subadministradora del Canal de Panamá, en entrevista para Forbes.

La administración del Canal de Panamá valora a la pandemia de Covid-19 como una puerta de oportunidades, con el fin repensar la cadena logística, para que Panamá no solo sea vista como un punto de cruce sino como una oportunidad de desarrollo para Centroamérica.

Te puede interesar: Canal de Panamá espera dar aportes 1,760.3 millones de dólares para el 2021