EFE.- El viceministro de Salud de Costa Rica, Pedro González, afirmó este miércoles que pese a la baja tasa de mortalidad y letalidad del país por el COVID-19, estas podrían aumentar en el momento en que el sistema de salud llegue a saturarse.

“El país todavía tiene niveles bajos de mortalidad, pero lo que podría aumentar la mortalidad mucho es la saturación de los servicios de salud, principalmente de las unidades de cuidados intensivos”, destacó González en conferencia de prensa.

El viceministro indicó que en el momento en el que no hayan camas disponibles para pacientes graves “podrían empezar a haber muertes evitables, esto todavía no ha sucedido, pero puede llegar a suceder y eso es lo que no queremos”.

Lee también: Costa Rica reporta 777 contagiados, la cifra más baja en dos semanas

Datos del Ministerio de Salud indican que la tasa de mortalidad en Costa Rica es de 12 personas por cada 100.000 habitantes, mientras que la tasa de letalidad es de 1 %, una de las cifras más bajas a nivel latinoamericano.

“El país ha mantenido una tasa de mortalidad baja y las muertes se concentran mayormente en adultos mayores o personas con factores de riesgo, de hecho las muertes de personas jóvenes han sido paralelas a factores de riesgo muy severos que generan una baja sensible en la respuesta inmune”, explicó el viceministro.

González expresó que desde la entidad se encuentran evaluando los factores de riesgo que tenían las personas, para identificar cuáles casos pueden ser efectivamente atribuidos al COVID-19, información que servirá para la toma de decisiones.

Hasta este miércoles el país reporta 649 decesos relacionados con elc oronavirus, con un rango de edad de los 19 a los 100 años, con 215 adultos y 434 adultos mayores.

Te puede interesar: El día de la independencia de Costa Rica se destacan a los héroes de la salud

Además, este miércoles hay 634 pacientes hospitalizados de manera simultánea, de ellos 253 se encuentran en unidades de cuidados intensivos-para una ocupación del 72 %- con un rango de edad de 23 a los 91 años.

Desde inicios de septiembre, Costa Rica experimenta un incremento de casos positivos con más de 1.000 diarios, así como un aumento paulatino de las hospitalizaciones en salón y en cuidados intensivos, lo que ha hecho que el Gobierno advierta a la población del riesgo de una saturación del sistema de salud.

Costa Rica reportó este miércoles 1.378 nuevos contagiados de COVID-19 en un día con lo que alcanzó un total de 59.516 casos confirmados, y suma 21.752 personas recuperadas.

El viceministro González, indicó que hay 16 fallecidos en 24 horas, con edades entre los 41 a los 94 años. Desde el 6 de marzo cuando el Gobierno reveló el primer caso, el país suma 649 decesos relacionados.

Durante este mes, el país aplica el modelo “Costa Rica trabaja y se cuida”, que impulsa una apertura controlada y bajo estrictos protocolos de la mayoría de actividades comerciales pero con responsabilidad de la población.