BID Invest, en asociación con SVB Financial Group (la empresa matriz de Silicon Valley Bank) y Partners for Growth, lanzó el mes pasado el “Fondo de préstamos de crecimiento de América Latina”, un nuevo fondo de deuda de riesgo dotado con US$30 millones.

El Fondo tiene como objetivo desbloquear la innovación y apoyar el crecimiento de las empresas de tecnología e innovación en América Latina y el Caribe (ALC).

Durante las últimas dos décadas, los ecosistemas de innovación de ALC se han vuelto cada vez más sofisticados, atrayendo niveles récord de inversión y permitiendo que prospere el emprendimiento tecnológico, especialmente en Brasil, México y Colombia. El sector de capital de riesgo de la región incluye actualmente más de 70 fondos y llegó a casi US$4.000 millones en 2019, duplicando el récord de 2018.

No obstante, los ecosistemas de innovación de ALC todavía tienen capacidad para expandirse en comparación con mercados más desarrollados. En particular, la región aún afronta una falta de diversidad de productos financieros para complementar los instrumentos de capital de capital riesgo que reduzcan el costo del capital y la dilución de los fundadores, y satisfagan toda la gama de necesidades de los empresarios.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Los préstamos bancarios tradicionales generalmente no son una opción para empresas jóvenes e innovadoras porque generalmente tienen flujos de efectivo negativos y activos tangibles insuficientes para ofrecer como garantía; además, su solvencia crediticia general es difícil de evaluar. En ecosistemas de innovación más maduros, han surgido prestamistas especializados para llenar este vacío, desarrollando soluciones estructuradas de deuda. En los Estados Unidos, el proveedor más conocido de deuda de riesgo es SVB. En ALC, aparte de un fondo administrado por SP Ventures que se centra en soluciones similares a la deuda de riesgo exclusivamente para empresas emergentes brasileñas, los fondos de deuda de riesgo son en gran parte inexistentes.

El acceso a la financiación es parte de la combinación de factores que hace que en la región fracasen aproximadamente el 70% de las startups. Es por ello que la disponibilidad de deuda de riesgo del “Fondo de préstamos de crecimiento de América Latina” es una gran noticia para las empresas innovadoras y los administradores de fondos.

Como esta clase de activos es relativamente nueva en la región, vale la pena repasar algunos puntos esenciales:

  • ¿Qué es la deuda de riesgo? Es un producto de deuda estructurada que mejora la base de costes de financiamiento al complementar la base de capital de la compañía. La deuda de riesgo es óptima después de que una empresa haya asegurado un capital social permanente, ya que no diluirá más las participaciones de los socios, mientras impulsa el crecimiento hasta el próximo punto de inflexión o hito de financiación. La deuda de riesgo es generalmente menos costosa que el capital de riesgo, ya que tiene prioridad de pago sobre otros instrumentos de financiamiento en caso de que la empresa se enfrente a situaciones de estrés o quiebra. No requiere asientos en la junta ni voz en el gobierno de la empresa y, dado que no se necesita proceso de valoración, la diligencia debida es menos completa que cuando se amplía capital.
  • ¿Cuándo debería usarla? Es importante asegurar el financiamiento de la deuda antes de que la empresa tenga problemas de liquidez. La deuda de riesgo es más útil al “extender la pista” para que la startup siga despegando hacia el próximo hito. De hecho, proporciona un puente que permite a los emprendedores esperar más de lo previsto, mejorando las métricas en el camino para que puedan llegar a valoraciones más altas de la empresa.
  • ¿Por qué es beneficiosa para una startup? Dado que reduce la dilución del capital social y reduce el costo promedio del capital cuando una empresa está creciendo rápidamente o quemando efectivo, brinda flexibilidad: puede usarse como un colchón de efectivo contra problemas operativos, contratiempos en la recaudación de fondos y necesidades de capital imprevistas.

El “Fondo de préstamos de crecimiento de América Latina” tiene como objetivo no sólo introducir y difundir los beneficios y la utilidad de la deuda de riesgo en la región, sino también ayudar y apoyar a las empresas innovadoras en las rondas B, C y posteriores, impulsando su crecimiento. A su vez, estas empresas contribuirán al desarrollo de ALC proporcionando un mayor acceso a servicios y productos innovadores (salud, educación, finanzas, etc.) a la sociedad, incluyendo especialmente a las poblaciones de bajos ingresos.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

En el contexto actual de COVID-19, esto ayudará de dos maneras: aliviando el impacto social y económico a medida que ayudamos a las empresas tecnológicas innovadoras a encontrar mecanismos más eficientes para distribuir productos y servicios, particularmente para las PYMES y las poblaciones vulnerables; y reavivando el crecimiento mediante la financiación de inversiones que mejoren la productividad que, de otro modo, se verían retrasadas por la crisis.

El Fondo complementará otro fondo de deuda de riesgo que se espera lanzar a finales de este año, patrocinado por BID Lab, que se centrará en empresas en “etapa inicial” (rondas de capital semilla, y A y B). Por lo tanto, se espera que ambos proyectos brinden una solución financiera coordinada, escalable e integral para el ecosistema de innovación en ALC, al tiempo que evidencian el compromiso del Grupo BID con la agenda de desarrollo de tecnología e innovación en la región. Manténganse al tanto. ¡Recién estamos comenzando!

*Este texto se publicó en el Blog de BID.