Los infectados con COVID-19 podrían propagar la enfermedad hasta durante 90 días, según la directora del Rospotrebnadzor ruso, Anna Popova, recoge Sputnik.

“Se están haciendo observaciones aquí y en el exterior. Hay observaciones en el extranjero de que la persona que tiene la enfermedad continúa propagando el virus hasta por 90 días. Nuestras observaciones en Rusia son que el virus puede extenderse hasta por 48 días, mientras que la observación en el extranjero es de 90 días”, ha detallado la mujer que está al frente del Servicio Federal de Supervisión para la Protección de los Derechos del Consumidor y el Bienestar Humano (Rospotrebnadzor).

Según Popova, este escenario puede darse también en personas que, o bien se han recuperado de la enfermedad o son asintomáticos, debido a que estos tienen igual carga vírica que el resto.

Te puede interesar:Panamá abre una inédita Clínica Post-COVID para pacientes con secuelas

“Una persona que no tiene síntomas de la enfermedad se siente muy bien, su sangre y todos los demás indicadores son excelentes, pero secreta el virus por la nariz“, especifica la experta. 

Es decir, los pacientes podrían sentir que se han recuperado, han superado los periodos de cuarentena y estar libres del SARS-CoV-2 —hasta que se confirme la reinfección, cuyos casos parecen haberse dado en Bélgica y Holanda—, pero ser realmente portadores del mismo.

“No sufriré este virus, pero también puedo ser un distribuidor de infecciones, esto es importante”, recoge Sputnik de declaraciones de Popova.

Te puede interesar:Moderna tendría reporte sobre eficacia de vacuna Covid-19 en octubre

En esta misma línea, otras investigaciones han destacado que, “sorprendentemente”, los niños asintomáticos pueden tener el coronavirus activo en su cuerpo durante semanas

“El ARN del SARS-CoV-2 en niños, se detecta durante un tiempo inesperadamente largo”, sostienen los autores del estudio publicado en JAMA Pediatrics.

Sigue la información de economía y negocios en Forbes Centroamérica

No obstante, data de 17,6 días en sintomáticos y 14,1 días en asintomáticos. Pero, de confirmarse la viabilidad del mismo para contagiar a otros, el potencial de transmisión del SARS-CoV-2 en los niños —y su efecto en la comunidad— podría ser mayor de lo esperado, subrayan los autores en sus conclusiones.