* Marc Gericó

La aceleración en la transformación digital y profesionalización de las firmas de abogados a escala internacional ha propiciado diversos cambios, como la entrada de la tecnología y la figura de los proveedores alternativos de servicios legales (ALSP o Alternative Legal Services Providers).

Hoy en día el cliente −contratador de servicios jurídicos− está más informado que nunca y sabe a la perfección cuándo debe elegir qué tipo de firma para según qué caso.

Dado que hay firmas legales que no han sabido adaptarse a las necesidades de los clientes, en las últimas dos décadas han aparecido firmas alternativas disruptivas que sí lo han sabido hacer, y por ende, están suponiendo una clara amenaza frente a las firmas tradicionales. La batalla Uber / Cabify vs taxi también ya se está dando en el sector legal.

El proveedor pionero de servicios jurídicos alternativos a nivel mundial ha vivido un año de lo más activo. Axiom Managed Solutions (AMS), una de las escisiones de Axiom –que igual que Knowable− fueron escindidas de la marca madre en 2019, anunciaba a principios de año el relanzamiento de su marca con un nuevo nombre: Factor.

Le invitamos a leer: Neyvi Tolentino transforma el Derecho con tecnología

Hace 10 años, AMS fue pionera en el desarrollo de servicios legales gestionados con tecnología.

Pese a que el fundador de Axiom, Mark Harris, permanecerá como presidente de la junta de Factor, la noticia saltaba hace tan solo unas semanas cuando una compañía de capital privado americana centrada en software −Carrick Capital Partners− acaba de adquirir una participación mayoritaria de Factor.

La cifra del acuerdo es, hasta el día de hoy, aún confidencial, aunque ya podemos anticipar que muy probablemente se va a tratar de la mayor adquisición de una empresa de capital privado en el sector legal.

Le invitamos a leer: Así serán los despachos de abogados del futuro

¿Qué son los ALSP?

Los proveedores alternativos de servicios legales (ALSP o Alternative Legal Services Providers) suelen partir de estructuras alejadas del partnership -o sociatura de las firmas de abogados formada solamente por socios tradicionalmente- y se asemejan mucho más a corporaciones, donde la dirección suele estar formada por perfiles directivos diversos –no solamente abogados.

También suele ser habitual contar con financiación privada, con un alto componente tecnológico que permite un abaratamiento de costos y con un modelo de atracción de talento basado en una real conciliación entre el mundo laboral y profesional.

En España se ha hecho palpable una clara evolución de este tipo de firmas en los últimos años. Algunos ejemplos de ello son Samaniego Lawuna new law con oficinas en Miami y Madrid y aliada de UnitedLex, así como los llamados big four (PwC, KPMG, EY y Deloitte), quienes también forman partes de las ALSP, según la nueva taxonomía realizada por el Legal Executive Institute de Thomson Reuters y el Center for the study of Legal Profession de Georgetown Law.

Además, habría que destacar las recientes llegadas de Axiom a través de Ambar, y de GLS a España, así como el próximo lanzamiento de Konexo, la ALSP de Eversheds.

Por otro lado, en Latinoamérica hemos visto nacer en los últimos años a firmas alternativas como Alster (Chile), Sumara Hub Legal y Niubox (Perú), Cavelier Digital (Colombia) y Veló Legal (Panamá).

Le invitamos a leer: El coronavirus cambió los contratos comerciales


Abogados en tendencia

Como conclusión, las firmas alternativas están tomando cada vez más peso. Incluso el prestigioso directorio internacional Chambers and Partners, ha incluido recientemente un nuevo ránking dedicado en exclusiva a estos nuevos proveedores.

Otras cifras muestran una adaptación progresiva a este nuevo fenómeno: según recientes encuestas más de 1.058 abogados de empresa, un 33% ya trabaja con ALSPs y otro 41% tiene pensado hacerlo.

Por otra parte, el 90% de los abogados in-house que ya operan con ALSPs, según la Association of Corporate Counsel, mantendrán o incrementarán el trabajo solicitado.

La nueva apuesta innovadora y tecnológica del sector legal ya tiene nombre: se llama ALSP y es una realidad.

* Marc Gericó es Managing Partner en Gericó Associates, consultora de Marketing Jurídico, PR y Business Development en Europa y Latinoamérica.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.