EFE.- La colaboración entre Costa Rica y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en materia de cambio climático “ofrece ideas y modelos valiosos para otros países interesados en descarbonización”, destacó la organización financiera.

El Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica informó en un comunicado de prensa que el aporte del banco en proyectos como el Plan Nacional de Descarbonización 2018-2050, impulsa el potencial en la generación de empleos y la agenda verde del país.

“El BID y Costa Rica comparten una visión de futuro: un país moderno, desarrollado, sostenible y donde cada costarricense pueda tener empleos verdes, azules y naranjas de calidad. Con este apoyo, avanzamos hacia la Costa Rica que nos merecemos y estamos muy agradecidos por la confianza que han tenido”, afirmó la ministra de Ambiente y Energía, Andrea Meza.

Te puede interesar:Costa Rica impulsa negociación con FMI para garantizar estabilidad económica

El gerente del Sector de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible del BID, Juan Pablo Bonilla, indicó en un comentario que la descarbonización “plantea retos, pero también ofrece la oportunidad de tener aire y ríos limpios, de poder recuperar la naturaleza en las ciudades y producir de manera sostenible y eficiente”.

“La colaboración del BID con el Gobierno de Costa Rica muestra cómo las instituciones de desarrollo pueden promover eficazmente las sinergias entre el avance de las prioridades de desarrollo en cada sector y la alineación con el objetivo de descarbonización que los países establecieron como parte del Acuerdo de París”, escribió Bonilla en un blog del organismo.

Le invitamos a leer: Aumentan cifras de desempleo en Costa Rica

El banco empezó en 2018 una colaboración académica con la Universidad de Costa Rica (UCR) en herramientas analíticas para evaluar hojas de ruta técnicas hacia cero emisiones netas en los sectores de energía, transporte y edificios.

El BID también está liderando el análisis de costo-beneficio de del Plan Nacional de Descarbonización, que tiene como meta convertir a Costa Rica en una economía sin emisiones netas de gases de efecto invernadero al 2050.

Un primer adelanto de ese estudio, publicado en 2019, señaló que la descarbonización del sector de transporte traerá beneficios netos totales de casi 20.000 millones de dólares para el 2050 como resultado de la reducción en impactos negativos de la contaminación del aire con respecto a la salud, el ahorro de tiempo por menos congestión, menos accidentes y menores costos operativos.

El BID también recalcó que las acciones de sostenibilidad y descarbonización crean empleos de calidad, algo relevante en el marco de las acciones de recuperación sostenible frente a la crisis sanitaria.

“En un mundo marcado por la pandemia, una razón clave para adoptar una economía de cero emisiones netas es que puede crear empleo: 15 millones de nuevos puestos de trabajo netos para 2030 en el caso de América Latina y el Caribe, según un estudio reciente del BID y la Organización Internacional de Trabajo”, expresó Bonilla.