EFE.- El líder chino, Xi Jinping, aseguró este martes que su país no va a mantener ningún tipo de guerra, “ni fría ni caliente”, pese a las fuertes tensiones que vive con Estados Unidos y las advertencias de Naciones Unidas sobre la creciente brecha entre las dos superpotencias.

En su mensaje a la Asamblea General de Naciones Unidas, Xi insistió en que China nunca buscará la “hegemonía” y que apuesta por un mundo basado en la cooperación y el multilateralismo.

Según dijo, China se esforzará en resolver toda disputa a través del diálogo y la negociación y considera que, en un mundo tan interconectado como el de hoy, ningún país gana con los problemas del otro.

Xi habló ante la ONU con el telón de fondo del fuerte choque entre China y Estados Unidos, que viene de largo por motivos comerciales y geoestratégicos y que se ha endurecido aún más por la pandemia del coronavirus.

El presidente estadounidense, Donald Trump, reavivó el fuego este martes exigiendo que el país asiático rinda cuentas por “infectar al mundo” con Covid-19.

Trump también arremetió contra China en el plano medioambiental, al afirmar que “las emisiones de carbono” del gigante asiático son “casi el doble que las de Estados Unidos, y están creciendo rápidamente”.

En su discurso, grabado en video de forma previa al igual que el del resto de líderes, Xi buscó un contraste con las tesis más nacionalistas de Trump y presentó a China como un gran respaldo del sistema multilateral y de la solidaridad internacional.

“Debemos vernos los unos a los otros como miembros de la misma gran familia, perseguir una cooperación en la que todos ganemos y ponernos por encima de disputas ideológicas y no caer en la trampa de la guerra de civilizaciones”, señaló.

Xi tocó también la guerra comercial con Estados Unidos, insistiendo en que la globalización económica es una realidad incontestable y que intentar combatirla con la “lanza de Don Quijote es ir en contra de una tendencia de la historia”.

“Seamos claros, el mundo nunca va a volver al aislamiento y nadie puede cortar los lazos entre países”, señaló el líder chino, que urgió a trabajar para impulsar un desarrollo equilibrado en todo el mundo.

“China es el mayor país en vías de desarrollo del mundo, un país comprometido con un desarrollo pacífico, abierto, cooperativo y común. Nunca vamos a buscar hegemonía, expansión o esferas de influencia”, recalcó.

En el discurso con el que abrió la Asamblea General, el jefe de la ONU, António Guterres, advirtió sobre el peligro de una “nueva Guerra Fría” dada la creciente brecha en muchos ámbitos entre Estados Unidos y China, las dos mayores economías del mundo.