Por Sol Disla*

Estamos ante un gran reto mundial, como jóvenes empresarios debemos apelar a liderar este cambio y asumir con vehemencia esta etapa. Los latinoamericanos nos hemos caracterizado por superar momentos difíciles y poseer una gran capacidad de resiliencia ante las adversidades.

El panorama a futuro no deja de ser incierto para todas las naciones y, por tanto, como jóvenes empresarios debemos ser proactivos en la búsqueda constante de mejoras y soluciones a las grandes problemáticas que persisten en cada uno de nuestros países, y que se han visto agudizadas con el paso de esta pandemia.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Desde la perspectiva de los jóvenes empresarios estamos llamados a crear propuestas y reformas que aporten soluciones a los retos que afectan el clima empresarial en el mundo. En este sentido, la situación actual nos llama a liderar el impulso a la cultura empresarial y emprendedora, adaptándonos a la nueva realidad y explorando nuevas rutas hacia el desarrollo integral.

Hay toda una transformación digital tejiéndose alrededor de este contexto que puede garantizar importantes avances en materia de tecnología e innovación. Es clave que apostemos por la dinamización de mercados y también por la creación de otros con un elemento crucial que cada vez toma más relevancia: el desarrollo sostenible.

De igual manera, estamos llamados a velar por la adopción de medidas desde cada uno de nuestros Gobiernos, para el fortalecimiento de una estrategia a favor del emprendimiento y la innovación que incida positivamente en todo el ecosistema emprendedor para que pueda atravesar esta crisis sin empañar todo el camino recorrido y garantizando más oportunidades. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Como empresarios es nuestra responsabilidad servir de canal del pensamiento de todos nuestros stakeholders para brindar iniciativas visionarias y concretas que sirvan de base para enfrentar los retos que afectan a todos los sectores productivos y colectivos afectados por esta pandemia. También, debemos aportar una visión concreta hacia la implementación de acciones que transmitan un mensaje diferenciador, que agregue valor a la discusión y el análisis de cara hacia el futuro de Latinoamérica.

Es momento de redoblar esfuerzos, apoyarnos y unir nuestras voluntades a favor del empresariado joven, sin distinción alguna, impulsando la transformación por una mejor Latinoamérica, por un mejor continente, por un mejor mundo. 

*Vicepresidente Centroamérica FIJE.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.