Por Natiana Gándara

No es necesario alcanzar el cien por ciento de movilidad para lograr una recuperación de las ventas, planteó Paulo de León, director de la consultora Central American Business Intelligence (Cabi), durante el XV Congreso Industrial.

Algunos de los canales de distribución y comercialización cambiaron y más de algún porcentaje se quedará en modalidad de teletrabajo, incluso cuando no haya pandemia.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

“No será necesario recuperar todo ese porcentaje. Se estima llegar a un 97 por ciento de movilidad en los próximos dos años, y aún así no interferirá en la recuperación económica”, afirmó De León.

Entre las perspectivas para la reactivación del comercio regional, para enfrentar la etapa poscovid-19 resaltó una recuperación positiva de algunos países de Centroamérica, incluida Guatemala, y el aprovechamiento de la salida de producción de China hacia otros lados del mundo.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El analista indicó que todos los países de Centroamérica tendrán una baja en su crecimiento, los más bajos serán Panamá -7.5% por ciento, Honduras -6.9 por ciento y El Salvador -5.8 por ciento; por otro lado, las caídas en Guatemala y Nicaragua serán de -4 por ciento.

Sin embargo, para Guatemala, una caída del 4 por ciento es una de las más grandes en su historia, pero recupera en el 2021 todo lo que perdió en el 2020, y junto a Nicaragua sería de los países que se recuperarían a niveles de 4.3 y 5 por ciento, respectivamente.

En el caso de El Salvador, solo recuperará el 3 por ciento, porque tiene problemas estructurales, al igual que Costa Rica, con 3.3 por ciento. Honduras afronta una crisis fuerte, pero tendrá una recuperación buena de 6.6 por ciento.

Segunda ola

Actualmente, ya se vive una segunda ola de la pandemia. Los países preparan políticas económicas, pero no todos tienen el mismo espacio fiscal para inyectar recursos, bajar impuestos o hacer inversiones estratégicas, resaltó De León.

Además, se espera que una buena parte de la producción de China sea reasignada a países de la región, y no solo tiene que ver con la disputa con Donald Trump. Incluso si ganan los demócratas, y ya no haya fricciones, los empresarios ya tomaron la decisión de no tener solo una cadena de producción y comercialización.

*En alianza con Prensa Libre