EFE.- Este raro 2020, la firma del “osito”, la marca Tous, cumple cien años, y con ese motivo la familia quiso inmortalizar en imágenes la historia de un negocio que comenzó en la trastienda de una joyería de Barcelona (España) y que hoy cuenta con más de 700 tiendas por todo el mundo.

Así nació “Oso”, un documental que recorre cien años y que, para Rosa Tous, vicepresidenta corporativa de la firma, aspiraba a “perdurar en el tiempo”, pero quizá, explica en una rueda de prensa, en un reportaje “más corporativo, un poco genérico”. Pero Amanda Sans Pantling, la directora que eligieron en Globomedia, productores de la película, para hacer el trabajo, tenía otra idea:

“A mi me interesaba más el aspecto de icono pop de la marca, analizar por qué miles de personas lo habían adoptado, y casi al mismo nivel, otras la odiaban”, ha señalado la periodista y documentalista, quien afirma que esa dicotomía, ese ‘amor odio’ fue lo que más le atrajo: “ese símbolo genera una emoción muy fuerte”, resume.

“Y la familia son los primeros que son conscientes y han querido jugar esa baza”, añade Sans Pantling.

Te puede interesar:Muestra de cine en Panamá enfoca la situación de la niñez durante la pandemia

En ese sentido, Tous recuerda unas palabras de su abuela: “los iconos no se hacen, los hacen las personas, no las marcas”.

“Nuestras raíces tenían que estar”, afirma la heredera de la firma, respaldando el resultado de “Oso”, que se mostró hoy como proyección especial del Festival de Cine de San Sebastián (España).

El documental recorre los cien años de vida de la marca, desde que Salvador Tous Blavi, abuelo de las actuales directivas, se iniciaba como aprendiz de relojero y el momento en el que su hijo, Salvador Tous Ponsa, y su mujer Rosa Oriol, instalaron, en 1970, un pequeño taller de joyería en la trastienda del negocio familiar con el objetivo de personalizar joyas y crear piezas cómodas y modernas.

Durante 78 minutos, los diferentes miembros de la familia Tous unen sus experiencias a las de personalidades del mundo de la moda, el diseño o el arte, o embajadoras de la marca, como Eugenia Martínez de Irujo, que también estuvo hoy en el Kursaal.

Javier Pons, de Globomedia, ha destacado la “valentía” de la familia para “abrir sus puertas y mostrar cosas a veces no tan bonitas” y, aún así, “seguir adelante”.

Tanto la directora, como el productor ejecutivo, Alfonso García-Valenzuela, han resaltado que la familia sólo pidió que se trabajara bajo la premisa de la artesanía -“somos joyeros”, era el leitmotiv-, pero también desde la importancia de las personas y la globalidad por la que apuesta la empresa.

Al final, señala García-Valenzuela, “el espectador es muy listo y si no ve verdad, lo castiga. El relato de los Tous -asegura- es muy sincero y muy directo”.

Sigue la información de economía y negocios en Forbes Centroamérica

Es el retrato de la empresa familiar que hizo accesibles las joyas, pero también un minucioso recorrido por los momentos necesarios para hacer una joya, y venderla después, desde la selección de piedras en India, a las exquisitas tiendas de Japón, o el comercio “online” que sigue manteniendo a la firma en primera línea.

En ese sentido, Tous ha señalado que la marca ve con “preocupación” el desastre mundial de la COVID, que les ha obligado a cerrar todas sus tiendas. “Es muy duro, nos empezamos a mover enseguida y adoptamos medidas de seguridad con todos nuestros empleados”.

Aún así, su web ha experimentado un “crecimiento exponencial”, ha dicho. Y, mientras se recupera la “nueva normalidad”, mantener “lo importante” de la marca: “Vendemos ilusión, y la gente sigue celebrando y pensando en nosotros para sus momentos especiales”.