EFE.- La Asamblea Nacional de Nicaragua (Parlamento) reformó este martes la Ley que declara y define el Sistema de los Cayos Perlas como refugio de vida silvestre, con el fin de mitigar el progresivo deterioro de los sistemas costeros de la zona.

La iniciativa de reforma, propuesta por el Ejecutivo y que contó el aval de los diputados sandinistas y sus aliados en el Parlamento, donde son mayoría absoluta, incluyó una laguna costera como parte del refugio de vida silvestre del Sistema de Cayos Perlas, según el texto aprobado.

El refugio de vida silvestre del Sistema de Cayos Perlas comprende una superficie marino insular y sistemas de humedales de 456.055,46 hectáreas en el Mar Caribe nicaragüense.

Está compuesto por 18 cayos y 7 cuerpos de tierra sobre el nivel del mar, arrecifes asociados, laguna y humedales en el municipio de Laguna de Perlas, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur.

Detener daños en arrecifes de coral

Según el Ejecutivo, producto del uso inadecuado de las artes de pesca, la deforestación a orillas de las cuencas humedales, sumado al crecimiento de la población urbana y de la frontera agrícola, ha provocado daños considerables en los arrecifes de coral.

Por tanto, el Gobierno propuso incluir el sistema lagunar como parte del refugio de vida silvestre del Sistema de Cayos Perlas con el fin de reducir las posibilidades de frenar la pérdida de biodiversidad para el desarrollo socioeconómico sostenible en la zona, según los diputados sandinistas.

Dentro de las riquezas naturales que posee en su territorio silvestre el municipio de Laguna de Perlas está la laguna costera que posee manglares, deltas de ríos y cayos internos, y en cuya área protegida habitan pueblos autóctonos de las etnias garífuna, criollos, miskitos y mestizos.

La presidenta de la Comisión de Asuntos de los Pueblos Originarios, Afrodescendientes y Regímenes Autonómicos, la oficialista Florence Levy, dijo en el pleno que con esa reforma se podrá regular el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales “y poder así obtener un desarrollo integral” en esa zona.

Preservar cultura multiétnica

Lo que se busca es “proteger y mitigar el avance del deterioro de los sistemas costeros de la región”, dijo, por su lado, el diputado sandinista Juan Ramón Obregón.

“Las actividades de pesca, la deforestación de la costa, más el crecimiento urbano, son riesgos que provocan pérdidas y repercuten en la población que dependen de estos recursos”, explicó.

Observó que en esa zona habitan pueblos autóctonos de las etnias criollos, garifunas, misquitos y mestizos, cuya actividad pesquera artesanal forma parte de su cultura y base alimentaria, por lo cual se requiere la conservación, la protección y la mitigación de esa área para garantizar la sostenibilidad de los recursos y la cultura multiétnica de esta población.

Arturo Valdéz, uno de los diputados representante de la Región Autónoma del Caribe Sur, dijo que esa reforma era necesaria “ante el incremento de la infraestructura y el aumento poblacional en Laguna de Perlas” para conservar ese refugio.

Te recomendamos: Latinoamérica, la región más afectada por la COVID y lejos de controlarla


La cuenca de Laguna Perla fue incluida como zona de amortiguamiento de refugio de vida silvestre a iniciativa de las autoridades comunales territoriales de Laguna de Perla, el Gobierno municipal y regional del Caribe Sur, y contó con el acompañamiento del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales.

Te recomendamos: Los bancos no están obligados a ofrecer nuevas facilidades de pago por Covid-19: ABM