Por Paulina Campos Villaseñor

Cuando Ruth Bader Ginsburg entró a estudiar leyes en la Universidad de Harvard en 1956, se convirtió en una pionera que desafió el status quo. En esa época, las oportunidades para las mujeres eran extremadamente limitadas. Ella era solo una de las ocho mujeres en una generación de 500 personas en una escuela con un decano que se empeñaba en recordar a las mujeres que estaban ocupando, quizá innecesariamente, el lugar de un hombre.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Ruth Bader volvió a destacar académicamente en sus estudios en Harvard, como lo había hecho toda su vida, y al poco tiempo fue nombrada editora de la reconocida revista Harvard Law Review. Por cuestiones familiares, Ruth concluyó sus estudios de leyes en la Universidad de Columbia y se graduó como la primera en su clase.

Nuevamente, las oportunidades laborales disponibles para ella se limitaron por temas de equidad de género. Ruth no logró entrar a una firma de abogados, como la mayoría de sus compañeros de generación, pero empezó una carrera académica, que la convertiría en la primera profesora mujer con tenure (planta) en la Universidad de Columbia.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Independientemente de todos los éxitos que alcanzó en su trayectoria y los diferentes roles que desempeñó en su vida profesional y personal, Ruth Bader Gingsburg dedicó su vida a hacer realidad los derechos de la mujer y a eliminar las barreras institucionales y la discriminación. Sus enormes aportaciones como la segunda mujer nombrada en la Suprema Corte de Justicia de EUA, solo se pueden entender a partir del contexto en el que vivió: un entorno donde, sistemáticamente, las mujeres no tenían acceso a las mismas oportunidades.

Entre su legado legal destacan:

  • Impulsó el acceso igualitario a ahorros, inversiones y créditos
  • Abrió la educación militar para las mujeres
  • Redefinió el matrimonio como un acto social y legal entre dos personas con los mismos derechos
  • Defendió el matrimonio igualitario

Ruth Bader Ginsburg fue una visionaria que señaló la discriminación institucional y logró que se dictaminara, por primera, vez que tratar a una mujer diferente a un hombre violaba la Constitución y era ilegal. Con ello, abrió un nuevo mundo de derechos para las mujeres que transformó la vida de generaciones. Lo más importante es que sembró la semilla para formar nuevas generaciones de mujeres que continúan con la obra que ella inició, pero ahora con la confianza y la certeza de que es posible aspirar a tener un mundo más igualitario.

*Líder-Covid/Reapertura Consciente

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.