EFE).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instó al Estado de El Salvador a elaborar un plan de acciones para realizar una investigación “seria” que permita juzgar y sancionar a los responsables del magnicidio de san Óscar Arnulfo Romero en 1980, según un comunicado emitido este viernes por dicho organismo.

La CIDH informó de que convocó esta semana a una reunión de trabajo en el marco del 177 período ordinario de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En el encuentro participaron el Estado Salvadoreño, las representantes del caso, la Asociación de Derechos Humanos Tutela Legal “Dra. María Julia Hernández” y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y se llevó a cabo con “el fin de valorar el estado de cumplimiento de sus recomendaciones”.

Se declaró al Estado salvadoreño responsable


La entidad recordó que en abril pasado se declaró al Estado salvadoreño “responsable por la violación de diversos derechos en perjuicio de monseñor Óscar Arnulfo Romero, sus familiares, su comunidad religiosa y la sociedad salvadoreña en su conjunto”.

En ese momento, señaló, la Comisión emitió tres recomendaciones relativas a investigar, juzgar y sancionar a los responsables, reparar las consecuencias de las violaciones cometidas, y adecuar la legislación interna a la Convención Americana sobre Derechos Humanos para dejar sin efecto la Ley de Amnistía General de 1993.

“La inacción del Estado salvadoreño por esclarecer la verdad de los hechos y sancionar a los responsables del asesinato de Monseñor Romero quedó en evidencia en esta reunión”, señaló la CIDH.

Te recomendamos: Costa Rica ‘blinda’ a su población con acuerdo por vacuna de Pfizer y BioNTech

Aseguró que “el hecho de que la CIDH haya convocado a esta reunión reactiva el proceso en el ámbito del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y vuelve a poner los ojos del mundo en este caso, que es emblemático entre los crímenes ocurridos en el conflicto armado salvadoreño y recuerda al Estado su obligación de cumplir con lo recomendado”.

Por lo anterior, la Comisión instó a las partes “a delinear conjuntamente un plan de acción” y se comprometió a convocar a una nueva reunión para monitorear los avances en los próximos meses.

Reapertura del proceso penal

Agregó que el Estado salvadoreño “se comprometió a establecer canales de comunicación con las representantes y acordó una fecha para comenzar el diálogo e impulsar las medidas de reparación”. 

Los abogados querellantes en la causa penal por el magnicidio de san Romero denunciaron recientemente que el proceso penal sigue sin avances significativos tras su reapertura en 2017.

El Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador ordenó en mayo de 2017 la reapertura del proceso penal por el homicidio de monseñor Romero y en octubre de 2018 mandó a la Fiscalía General de la República a realizar una nueva investigación para determinar la participación de más personas en el crimen.

Sin embargo, a la fecha no se conoce algún avance en dicha investigación por lo que la causa penal está estancada en su fase inicial.

Informe de la ONU

Romero fue asesinado por un francotirador el 24 de marzo de 1980 cuando oficiaba misa en la pequeña capilla del hospital de cáncer La Divina Providencia, en San Salvador.

El santo salvadoreño se pronunciaba contra la violencia y las violaciones a los derechos humanos en los años previos a la guerra civil, con lo que se erigió en un referente en la defensa de los más vulnerables.

El Informe de la Comisión de la Verdad de la ONU de 1993 señaló como el responsable de dar la orden de asesinar a Romero al mayor Roberto D’Aubuisson, fundador de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena). 

Te recomendamos: Nueva molécula mejora la calidad de vida de las personas con hemofilia