EFE.- Partidos de oposición en Costa Rica pidieron este domingo al Gobierno cambiar de rumbo sobre una eventual negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 1.750 millones de dólares, y exigieron abrir el diálogo con los manifestantes que se oponen a esa iniciativa y que por quinto día consecutivo están bloqueando carreteras.

El Partido Liberación Nacional (PLN) emitió un pronunciamiento en el que exige al Gobierno “la apertura al diálogo con todos los sectores sociales públicos y privados” y que “lidere como corresponde la búsqueda de acuerdos ante la crisis de violencia y desesperanza que experimenta Costa Rica”.

Este partido, uno de los principales del país, instó al presidente Carlos Alvarado a “dejar la soberbia que lo ha caracterizado y escuchar el clamor popular”.

El PLN expresó su rechazo a la propuesta de negociación con el FMI presentada por el Ejecutivo a la opinión pública el pasado 17 de septiembre, la cual incluye subida de impuestos y venta de activos estatales.

Por su parte, la bancada legislativa del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), exigió al Gobierno “liderar con diálogo sincero y efectivo un acuerdo que ponga fin a las manifestaciones y violencia que ha vivido el país en los últimos días”.

Te puede interesar:¿Porqué el acuerdo con el FMI, no es aceptado por los costarricenses?

“Costa Rica es un país de paz, de respeto y de cultura cívica. Sin embargo esto peligra si el Poder Ejecutivo no lidera con sabiduría y con anuencia para escuchar a las diferentes voces que con justa razón se encuentran angustiadas por la propuesta de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que impulsa de manera unilateral el Gobierno”, indica el pronunciamiento del PUSC.

Este partido afirmó que es hora de que el Poder Ejecutivo “tome con seriedad el malestar ciudadano y abandone la arrogancia”.

Otros partidos y figuras políticas también han manifestado su rechazo a la violencia y su oposición a la propuesta de negociación con el FMI.

Las protestas comenzaron el pasado miércoles en contra de la posible negociación del Gobierno con el FMI para acceder a 1.750 millones de dólares que se destinarían a estabilizar las finanzas del Estado, cuya situación se ha agravado con la pandemia de la COVID-19.

La propuesta incluye nuevos impuestos como uno a las transacciones bancarias y la renta global, así como el aumento del impuesto sobre la renta y el de bienes inmuebles, a menos de dos años de que fuera aprobada una polémica reforma fiscal que causo una extensa huelga sindical.

Además, la propuesta al FMI plantea la fusión de algunas instituciones públicas y la venta de otras como el Banco Internacional de Costa Rica y la Fábrica Nacional de Licores.

Las protestas son organizadas por el llamado “Movimiento Rescate Nacional”, encabezado por el excandidato presidencial José Miguel Corrales y otros personajes políticos y sociales, quienes exigen al Gobierno desistir de impulsar el acuerdo con el FMI y hasta la renuncia del equipo económico.

En las manifestaciones, a las que se han sumado otros grupos sociales y sindicales, los participantes mantienen bloqueados este domingo cerca de 40 puntos estratégicos de carreteras en diversas zonas del país, que conducen a zonas productivas y turísticas, puertos, aeropuertos y fronteras.

En los últimos dos días han habido enfrentamientos entre la policía y manifestantes, además de otros actos violentos como la quema de vehículos.

Te puede interesar:Crisis en Costa Rica: 200 contenedores paralizados por protestas sociales

Hasta ahora han habido al menos 15 policías heridos, según los informes oficiales.

El Gobierno, que ha defendido su plan de acudir al FMI, ha dicho que está dispuesto a dialogar, pero sin bloqueos de carreteras.