Por Uriel Naum Ávila*

Si las cosas no pintaban bien en la economía centroamericana para este año incluso antes de Covid-19, la pandemia vino a dar el golpe que pone contra la lona a la región, incluyendo a su socio comercial del Caribe, República Dominicana.

Para el conjunto de países que integran CARD (Centroamérica y República Dominicana), la caída que se prevé en 2020 es del 5.7%, siendo El Salvador, Nicaragua y Panamá los tres países que más contracción se estima tendrán en su PIB, con -8.6%, -8.3% y -6.5%, respectivamente.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Hasta hace poco más de tres años atrás, recordaremos que tanto Nicaragua como Panamá eran percibidos como ‘el milagro centroamericano’, pero una vez más, como es recurrente en Latinoamérica, el ‘cisne negro’ se apareció, hoy con rostro de pandemia, para echar a la borda el futuro “prometedor” de ambas naciones.

Hace un año atrás, la deuda del sector público en El Salvador representó 73.3 puntos porcentuales del PIB, mientras que las de Nicaragua y Panamá representaron 57.2 y 46.4, y todo indica que al cierre del año habrán aumentado alrededor de 5 puntos porcentuales más, generando un gran riesgo en el manejo de las finanzas en 2021.

Respecto a las exportaciones, Panamá y El Salvador experimentaron las mayores reducciones en los primeros cinco meses de 2020. “En Panamá, incidieron las menores ventas externas de productos primarios, ante una contracción de la demanda en los mercados de destino por el cierre de comercios”, explica la Cepal en su informe de Perspectivas 2020.

Y añade: “También destaca una reducción del 59.9% en el valor de reexportaciones de la zona libre de Colón. En El Salvador, las exportaciones no tradicionales se contrajeron 22.4% en los primeros cinco meses de 2020; incluyen las exportaciones de maquila, que cayeron 42.4%”.

También puedes leer: El motor económico que necesita Latam

En medio de esta situación, los precios internacionales de muchos de los commodities, que contribuyen de manera importante a la economía de estos países, han venido cayendo de manera drástica. Por ejemplo: café, -9.2%; azúcar, -11.4%; productos agrícolas, -6%.

El uppercut lo han venido a dar las remesas, que durante el primer semestre del año disminuyeron 2.2 en la región, pero en El Salvador lo hicieron 8% y en Panamá 4.1%. No hay que olvidar que las remesas representan 21% en el PIB de El Salvador, 13% en el de Nicaragua y 1% en el de Panamá, que es el país que depende menos de estas divisas.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Es claro que los demás países de Centroamérica no están en mejores condiciones para enfrentar el cierre de año, pero estos tres países en particular estarán en 2021 bajo el asedio de una crisis mayor que podría derivar en otro tipo de problemáticas, como las sociales. Lo peor, es que no se observa una salida fácil y los gobiernos no se ven con fuerzas para seguir esquivando los ‘golpes’ de la crisis.

*Es periodista de negocios de Latam y consultor en reputación empresarial.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.