Son las 22:30 horas. En la entrada de la estación de trenes Köln Süd, en la ciudad de Colonia, tengo una cita con una docena de policías, agentes de seguridad de la empresa ferroviaria alemana Deutsche Bahn y empleados de la oficina del orden público (Ordnungsamt). Hoy van a controlar el cumplimiento de las medidas contra el coronavirus, en especial, si los pasajeros usan mascarilla.

Últimamente, los contagios de Covid-19 van en ascenso en Alemania. En todo el país, se han registrado más de 300,000 casos desde que comenzó la pandemia, y desde mediados de septiembre se reportan, además, unas 2,000 infecciones diarias.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

No obstante, mucha gente ya no se toma tan en serio las medidas como el uso de mascarillas, que son obligatorias en el transporte público desde finales de abril. Para impedir un aumento de las infecciones, desde mediados de agosto, las autoridades de Renania del Norte-Westfalia impusieron una multa de 150 euros (unos 3,800 pesos con un tipo de cambio de 25.33 unidades por euro) en caso de que no se lleve tapabocas. En otros estados federados, las multas van de 50 a 500 euros.PUBLICIDAD

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Mascarillas también en los andenes

“Nos hemos dado cuenta de que las mascarillas se usan mucho en los trenes. Pero, lamentablemente, la gente se las suele quitar en cuanto baja del tren. Sin embargo, su uso es obligatorio también en los andenes y en los edificios de las estaciones”, explica Holger Klein, portavoz de la asociación de empresas de transporte público de la región Rhein-Sieg.

Esta noche, solo se multará a aquellos que no usen tapabocas en el edificio cerrado de la estación, en los andenes al aire libre, en cambio, solo se amonestará a los pasajeros que no lleven mascarilla.

Una joven pareja son las primeras personas en ser controladas. El hombre argumenta que no sabía que el uso era obligatorio en los andenes, puesto que no hay señales o letreros que lo indiquen así.

Un trabajador de la Deutsche Bahn contesta que es la responsabilidad de los ciudadanos informarse sobre las reglas vigentes. “No hace falta colgar letreros en cada esquina”, dice. Después de una breve discusión, la pareja acepta su error, pero admite que la multa de un total de 300 euros le duele mucho.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

La meta es informar

Por altavoz, se pide a la gente mantener una distancia de un metro y medio y usar mascarilla en toda la estación de trenes. Justo en ese momento, un grupo de jóvenes entra en el edificio, con cervezas, pero sin tapabocas. En tan solo una media hora, los agentes de seguridad multan a unas 20 personas.

“Nuestra meta no es cobrarle a la gente, sino informarle de que debe usar mascarilla. No se trata de una acción secreta. Esta medida fue anunciada a gran escala en la prensa, para que se enterara la mayor cantidad posible de personas”, dice el portavoz Klein.

Poco después, un empleado de la oficina del orden público multa a un joven por no usar correctamente el tapabocas. “Es necesario que se cubra también la nariz”, explica al pasajero, que está visiblemente enojado por tener que pagar un monto tan alto. “Todo esto me parece inútil. En los restaurantes, uno puede comer y conversar sin ponerse una máscara Las mascarillas no sirven de nada”, opina el joven.

Más de 150 multas en dos horas

“Entiendo que la gente se enoje, está en su derecho, la multa es muy alta. Esta medida duele, pero, en parte, fue impuesta para que la gente aprenda. Hacemos lo mejor posible para explicárselo”, cuenta Kathrin Haimer, de la oficina del orden público.

Esa noche, en dos horas, los controladores multan a unas 150 personas. Este tipo de controles se han llevado a cabo en varias estaciones de trenes en Colonia y regiones circundantes. De esta forma, las autoridades esperan contener una segunda ola de coronavirus. Según el Instituto Robert Koch, en el estado de Renania del Norte-Westfalia se ha registrado el mayor número de infecciones desde el comienzo de la pandemia: más de 70.000.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

DW banner