EFE.- Alrededor de 60 personas detenidas y 100 policías heridos, ninguno de gravedad, es el resultado de 8 días de las protestas organizadas por un grupo llamado “Movimiento Rescate Nacional”, para oponerse a una eventual negociación del Gobierno de Costa Rica con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El ministro de Seguridad, Michael Soto, informó este miércoles en una conferencia de prensa que tras una semana de protestas se contabilizan unos 100 policías heridos y 60 personas detenidas, tras enfrentamientos entre los oficiales y grupos de personas a la hora de remover bloqueos de carreteras.

El episodio más violento ocurrió hoy en la localidad de Paquita, provincia de Puntarenas (sur), donde autobuses de la Policía fueron atacados a pedradas e incluso a un oficial le lanzaron una bomba molotov, pero no resultó herido de gravedad.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En este lugar resultaron heridos 25 policías, quienes presentan golpes pero nada de gravedad, según dijo el ministro.

 “Esto es una situación que repudiamos, rechazamos y que no corresponde a la idiosincrasia costarricense. Estamos hablando de hechos delictivos sumamente graves y delicados. Somos un país civilista y llamamos al diálogo para solucionar los conflictos”, expresó Soto.

El funcionario expresó su preocupación de que en cualquier momento “vaya a ocurrir una desgracia” si el nivel de violencia sigue creciendo, por lo que hizo un llamado a todos los sectores a reflexionar y a buscar “alternativas democráticas para resolver los conflictos”.

Tanto Soto como los dirigentes de las protestas han dicho que en los bloqueos hay penetración de grupos delictivos e incluso de narcotraficantes locales.

La defensora de los Habitantes, Catalina Crespo, repudió las agresiones a la policía y los bloqueos que han impedido el libre tránsito de las personas y causado daños económicos a los sectores productivos, e hizo un llamado al diálogo y la reflexión.

“Costa Rica es un país de paz y democracia. La Defensoria de los Habitantes hace un llamado a la no violencia y a buscar el dialogo entre todas las partes. No podemos dejar que el país caiga en el caos”, manifestó Crespo.

Las protestas comenzaron el pasado 30 de septiembre en rechazo a un posible acuerdo del Gobierno de Costa Rica y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 1.750 millones de dólares, que incluía aumento de impuestos y la venta de activos estatales, con el objetivo de estabilizar las finanzas del Estado, cuya situación se ha agravado con la pandemia de la COVID-19.

Mucho del descontento se debe a que esta propuesta aparece menos de dos años después de que entrara en vigencia una polémica reforma tributaria.

El dirigente del llamado “Movimiento Rescate Nacional”, José Miguel Corrales, dijo este miércoles que habrá una “flexibilización” de las protestas, luego de que el Gobierno rechazara un pliego de requisitos que este grupo presentó para entablar el diálogo.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

El Gobierno reiteró que para abrir una mesa de diálogo es fundamental que se levanten los bloqueos.

Los manifestantes exigen que el presidente Carlos Alvarado firme un documento en el que se comprometa a no acudir al FMI en los 19 meses que restan de su mandato.