EFE.– Al menos ocho niñas y adolescentes son víctimas a diario de “maternidad impuesta” en Nicaragua, producto de la violencia sexual, según un informe presentado este viernes por organizaciones protectoras de la niñez, en ocasión del Día Internacional de la Niña, previsto a celebrarse el próximo domingo.

La estadística basada en reportes del estatal Instituto de Medicina Legal (IML) indica que en 2019 un total de 3,223 niñas fueron embarazadas “por la fuerza”, 401 más que en 2018, de acuerdo con el informe elaborado por la Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabaja con la Niñez y la Adolescencia (Codeni) y el organismo Reacción Joven.

“Hacemos un llamado urgente a los tomadores de decisiones a garantizar justicia para todas las niñas, y restablecer todos los mecanismos legales para hacer realidad la protección especial y efectiva que necesitan, especialmente ante la maternidad impuesta”, indicó la coordinadora de Reacción Joven, Sayra Arceda.

Te recomendamos: Oposición saluda nuevas sanciones de EU contra altos cargos en Nicaragua

Las organizaciones de protección infantil hicieron énfasis en el término “maternidad impuesta”, ya que por su edad, las niñas que salen embarazadas “fueron abusadas sexualmente, porque no se presume consentimiento”, explicó el miembro del Consejo de Coordinación de Codeni, Jorge Mendoza.

Según el informe, en 2017, último años con datos oficiales, las niñas con edades entre los 10 y 14 años parieron 1,737 niños, de las cuales 636 vivían en áreas rurales y 1.101 en zonas urbanas.

Niña cuidando a una niña

Mendoza indicó que la imagen de la “niña cuidando a una niña” es solamente la parte visible de un “drama” más profundo”, que empieza en casa, ya que el 64% de los abusadores son familiares o personas de confianza.

Te recomendamos: Nueva Zelanda se declara libre de Covid-19 por contagio local

“Son niñas y adolescentes frustradas y lesionadas para toda la vida. No podemos seguir poniendo en riesgo sus vidas, porque no solamente fueron violentadas sexualmente, sino que la sociedad, el Estado, la familia, no hacen nada para que estas niñas eviten ser madres“, señaló.

Arceda afirmó que más de 300 organizaciones sociales, empresas y microempresas, así como más de 4,000 nicaragüenses, ya se han comprometido a luchar contra la maternidad impuesta.

Dichos compromisos se lograron a través de una campaña ejecutada por Codeni y Reacción Joven, que concluyó oficialmente este viernes, pero que continuará a través del trabajo de ambas organizaciones.

“¿Qué podemos hacer cada uno para cambiar las cosas? Apostar por la educación, por ejemplo, hablarle a la niña sobre cómo se llama cada parte de su cuerpo con su nombre verdadero, y decirles siempre, siempre: hablá, yo te creo, no importa quién sea la otra persona, nosotros te creemos”, reflexionó Arceda.

Te recomendamos: ¿Qué sectores aumentaron sus ganancias por la pandemia COVID-19?