EFE.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró este martes sus perspectivas para América Latina y el Caribe al pronosticar un desplome de la economía de la región del 8.1% este año por el impacto del coronavirus, 1.3 puntos menos que en sus cálculos del pasado mes de junio.

Finalmente, para los países centroamericanos y República Dominicana, el FMI realiza una previsión conjunta que vaticina una recesión del 5.9% este año, a la que seguirá una recuperación que llevará su PIB a crecer el 3.6% en 2021.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En su informe de Perspectivas Económicas Globales, los expertos del Fondo señalan, sin embargo, que América Latina y el Caribe será la región más golpeada del mundo por los efectos económicos de la crisis sanitaria, dado que muchos países estarán “severamente afectados al enfrentar profundas recesiones”.

Para 2021, la institución empeora ligeramente sus anteriores previsiones al situar el crecimiento en la región en el 3,6 %, frente al 3,7 % que pronosticó en junio.

Las dos grandes economías de la región, Brasil y México, caerán un 5,8 % y un 9 % este año, respectivamente, según estos pronósticos, mientras que en 2021 volverán al crecimiento con tasas respectivas del 2,8 % y un 3,5 %.

Respecto a Argentina, con la que el FMI negocia un nuevo programa de apoyo financiero, la institución multilateral proyecta un descenso del 11,8 % de su actividad económica este año y un rebote en 2021, en el que espera un crecimiento del 4,9 %.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Argentina quiere renegociar el préstamo de 44.000 millones de dólares otorgado por el FMI en 2018 tras la crisis financiera causada por la depreciación del peso, lo que llevado al país a la recesión desde antes de la crisis sanitaria del coronavirus.

En agosto el Gobierno argentino pidió al FMI iniciar la negociación de un nuevo programa que incluya una reprogramación del pago de la deuda adquirida con el organismo, una negociación que comenzará a mediados de noviembre, tras los primeros contactos entre las partes llevados a cabo la pasada semana.

Entre los que menos sufrirán en plano económico los efectos de la pandemia están Paraguay y Uruguay, con contracciones previstas este año del 4 y el 4,5 %, respectivamente.

En el lado contrario, Venezuela y Perú serán los más perjudicados por las consecuencias de la pandemia en 2020, y su actividad económica caerá un 25 % en el primer caso y un 13,9 % en el segundo.

El Fondo celebra esta semana, de manera virtual, su tradicional asamblea anual conjunta con el Banco Mundial en la que discutirá los principales retos económicos para salir de la crisis causada por la pandemia del coronavirus.