EFE.- El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, condenó este lunes el “ataque brutal y homicida” que sufrieron los policías que resguardaban la Casa Presidencial durante una manifestación contra eventuales nuevos impuestos que comenzó de manera pacífica pero que derivó en hechos de violencia.

“Nuestra Policía es civilista y son hombres y mujeres que se dedican a cuidar a la ciudadanía. Condeno la violencia brutal y homicida con la que se les ha atacado hoy: haremos recaer todo el peso de la ley sobre los responsables directos y los instigadores”, expresó Alvarado en sus redes sociales.

El mandatario dijo que Costa Rica es “un país de diálogo y de paz, pero también de leyes y de respeto a la vida de nuestros semejantes”.

En los hechos de violencia acontecidos en los alrededores de la Casa Presidencial este lunes, resultaron heridos 11 policías debido al lanzamiento de piedras, pedazos de concreto y palos para parte de un grupo de manifestantes.

Los policías respondieron lanzando gases lacrimógenos y lograron detener a 28 personas.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El ministro de Seguridad, Michael Soto, aseguró que presentará cargos por intento de homicidio contra uno de los detenidos que agredió con un palo en la cabeza a un policía, lo cual quedó registrado en vídeo.

La manifestación del llamado “Movimiento Rescate Nacional”, dirigido por el exdiputado Célimo Guido, se desarrolló con tranquilidad durante su recorrido por las principales calles de San José hasta llegar a la Casa Presidencial, donde después de unas horas se presentaron los enfrentamientos.

Este grupo mantiene protestas en diversas partes del país desde el pasado 30 de septiembre y su modo de operar es bloquear puntos estratégicos de carreteras con tierra, piedras, vehículos y otros objetos.

Este lunes permanecían bloqueados 7 puntos de carreteras en Costa Rica, casi todos en el sur del país, incluida la frontera con Panamá, lo que mantiene interrumpido el tránsito de carga internacional.

El Ministerio de Seguridad informó que la noche de este lunes un vehículo de la Fuerza Pública fue atacado con bombas molotov en la localidad de San Carlos, provincia de Alajuela (norte), y dos policías resultaron con quemaduras en sus brazos, pero lograron salir del carro antes de que se incendiara.

El movimiento comenzó para oponerse a un eventual acuerdo financiero del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional por 1.750 millones de dólares que incluía una subida de impuestos y la venta de dos activos estatales.

Las protestas han continuado pese a que el 4 de octubre el presidente Alvarado anunció que no seguiría adelante con la propuesta al FMI, pues no contaba con el apoyo político suficiente.

Las protestas en Costa Rica se debilitaron a partir del pasado jueves cuando el excandidato presidencial y exdiputado José Miguel Corrales, hasta entonces principal dirigente, pidió levantar los bloqueos y se retiró al denunciar que el movimiento había sido penetrado por grupos delictivos.

Está previsto que el 17 de octubre comience a funcionar una mesa de diálogo multisectorial convocada por el Alvarado y el presidente del Congreso, Eduardo Cruickshank, pero el grupo que organiza las protestas no ha sido invitado.

Durante los 13 días de protestas que se contabilizan hasta ahora, han resultado heridos 114 policías, la mayoría leves, y han sido detenidas 141 personas por presuntos delitos como obstrucción de vías o resistencia a la autoridad, según los datos oficiales.

El dirigente del “Movimiento Rescate Nacional”, Célimo Guido, ha dicho que las protestas se mantendrán hasta que el Gobierno no establezca un diálogo para atender sus peticiones. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado