Por Cristina Izquierdo *

Hace 12 años, en Costa Rica, 10 mujeres se unieron con un mismo objetivo: empoderar a mujeres para que crecieran a nivel profesional y personal y así ir cerrando brechas entre hombres y mujeres.

Desde antes de nacer, en la sociedad, hombres y mujeres tienen roles y estereotipos asignados al sexo.

Desde pequeñas las niñas son enseñadas desde las muñecas, las casitas y el color rosado a un lugar en el mundo: cuidar a otros, las tareas del hogar y dejar las aventuras y la acción en su imaginación. Los niños, en cambio, son desafiados a la acción, al ingenio, entre carros, hazañas y superhéroes y a guardar lágrimas y cualquier vestigio de características catalogadas como femeninas.

Así crecemos y continúa la asignación de roles. El mundo refleja disparidades y brechas entre hombres y mujeres. Datos del Consejo Nacional de Rectores de Costa Rica (Conare) indican que 60% de los graduados son mujeres y 40% hombres, es decir, las mujeres se gradúan más de las universidades.

Sin embargo, actualmente, la tasa de desempleo de las mujeres alcanza niveles tan altos como un 30%, mientras que la de los hombres es menos del 20%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos de Costa Rica (INEC).

Le invitamos a leer: Madres trabajadoras afectadas por la pandemia: LinkedIn

Mayor peso laboral

Además, las mujeres eligen estudiar mayormente carreras de ciencias sociales y educación y dejan de lado las carreras con más oportunidades laborales y mejores salarios como las ingenierías y las ciencias.

Las labores del hogar recaen mayormente en las mujeres, al igual que el cuido.  Por semana, las mujeres aportan 22 horas más que los hombres en trabajos domésticos.

En el año 2008, Nuria, Raquel, Helena, Andrea, María de los Ángeles, Francela, Cristina, Elizabeth, Lilliana y Adriana cuestionaron esta disparidades y brechas y fundaron la Asociación para el Liderazgo y Ascenso Social (ALAS), una organización no gubernamental que promueve que las mujeres puedan volar más alto.

En 12 años, la organización ha tenido muchos logros: más de 65,000 mujeres forman parte de nuestras redes de contactos, hemos realizado más de 150 eventos para empoderar mujeres, más de 5,000 personas han participado en estos eventos y hemos visibilizado a cientos de mujeres en nuestros canales de comunicación.

Le invitamos a leer: premian a 2 investigadoras con el Premio Nobel de Química

Hombres y mujeres juntos

Hemos colaborado en el proceso para que mujeres refuercen su balance emocional y personal, crezcan en sus puestos de trabajo y alcancen puestos de liderazgo en el país.

En estos años hemos aprendido a trabajar en conjunto, participar junto a hombres como aliados, trabajar con otras organizaciones y a trabajar como la sororidad, entendiendo que cuando una mujer destaca y alcanza metas, está abriendo camino para otras mujeres: cuando una brilla, brillamos todas.

Este 2020 las brechas de género han aumentado ante la llegada de la situación sanitaria que vive el mundo entero y, por eso, se deben aumentar también nuestros esfuerzos para disminuirlas.

En el evento de lanzamiento de la Iniciativa de Paridad de Género (IPG), representantes del Gobierno de Costa Rica indicaron que cerrar la brecha económica de género aumentaría el Producto Interno Bruto Mundial en 28 billones de dólares para el año 2025.

Le invitamos a leer: Mujeres podrían potenciar la reputación corporativa

Según datos de Mckinsey, empresas con mayor igualdad de género tienen un desempeño financiero 25% más alto que organizaciones en la misma industria, pero que tienen menor igualdad.

Es momento de integrar a más mujeres en las estrategias de las organizaciones y empresas del país y del mundo. Hoy ALAS y su sueño por un mundo donde las mujeres puedan volar más alto toma más significado que nunca.

* Cristina Izquierdo, directora ejecutiva de ALAS

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.