EFE.- El Gobierno de Costa Rica invitó este miércoles a 70 organizaciones para avanzar en un proceso de diálogo en el que se construyan propuestas para impulsar el crecimiento económico, paliar el déficit y evitar una crisis económica, luego de que tuviera que echar atrás en una propuesta de acuerdo financiero con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Gobierno envío este miércoles las invitaciones a los partidos políticos representados en el Congreso, a los principales sindicatos del país, a las cámaras empresariales, cooperativas; organizaciones de mujeres, de jóvenes y de estudiantes, así como a la Alianza Evangélica, la Iglesia Católica, entre otras.

“El objetivo es replantear, y echar a andar en conjunto, los mecanismos que guiarán la presentación y análisis de propuestas sobre el crecimiento económico, la generación de empleo y para la sostenibilidad de las finanzas públicas”, explicó la Casa Presidencial en un comunicado.

La convocatoria está firmada por el presidente del país, Carlos Alvarado, y el presidente del Congreso, Eduardo Cruickshank, y llama a los sectores a una primera reunión para el próximo viernes.

“Con el fin de avanzar en una solución para la difícil situación económica del país, acrecentada por la afectación de la pandemia de la covid-19, se han girado cerca de 70 invitaciones a organizaciones de distintos sectores, para que participen en una sesión de trabajo multisectorial”, indicó el Gobierno.

Este es el segundo intento del Gobierno por conformar un diálogo multisectorial, aunque esta vez ha hecho una convocatoria más amplia.

Te recomendamos: Cinco puntos para entender las protestas en Costa Rica

Primer intento

El primer intento buscaba sentar en la mesa a 29 representantes de diversos sectores, pero fracasó la semana pasada por la falta de apoyo de varios de ellos, entre estos la cúpula empresarial del país, pues consideraban que había muy poca representación.

En medio de protestas sociales, que tuvieron algunos episodios de violencia, y ante la falta de apoyo de los principales partidos políticos, el pasado 4 de octubre el presidente Alvarado retiró de la discusión interna la propuesta que planeaba presentar al FMI para acceder a 1.750 millones de dólares.

La propuesta contenía una subida de impuestos y la venta de dos activos estatales, lo que generó las protestas sociales que comenzaron el 30 de septiembre y que se extendieron por dos semanas.

Estas protestas, que se caracterizaron por el bloqueo de carreteras, fueron organizadas por el llamado “Movimiento Rescate Nacional“, el cual no ha sido invitado por el Gobierno al nuevo proceso de diálogo, pues considera que sus métodos no son democráticos. 

Desde el 2008 Costa Rica viene registrando un crecimiento sostenido del déficit fiscal y de la deuda, que el Gobierno de Alvarado intentó paliar con una polémica reforma tributaria aprobada por el Congreso en diciembre de 2018.

Cuando apenas se empezaba a implementar esta reforma, apareció la pandemia de la covid-19 que ha empeorado los números económicos.

Para el 2020 las proyecciones oficiales indican que el déficit fiscal cerrará en alrededor del 9 % del Producto Interno Bruto (PIB), la deuda en un 70 % del PIB y la economía caerá un 5 %.

Te recomendamos: Muere voluntario en prueba de vacuna Covid-19 de Oxford y AstraZeneca