EFE.- Un estudio publicado este miércoles por la organización humanitaria Educo, miembro de la alianza de entidades internacionales Child Fund, determinó que la niñez de siete municipios del oeste de Guatemala no cuenta con derechos básicos en al menos cuatro aspectos. 

El documento “La voz de la niñez: derechos realidades y sueños“, elaborado previo a la pandemia de la covid-19, aseguró que existen brechas para los derechos básicos de los infantes guatemaltecos en necesidades materiales, valores y creencias, un modelo educativo correcto y espacios de participación para los menores. 

El estudio se realizó en siete municipios del altiplano del oeste guatemalteco, pero la situación es muy similar en la mayoría del país donde el 59 por ciento de la población vive en la pobreza y uno de cada dos niños sufre de desnutrición, según organismos internacionales. 

El informe de Educo, surgida en 2009, advirtió que “las condiciones de vida de la niñez y adolescencia de los municipios del altiplano occidental, está vinculada a problemáticas históricas no resueltas” y que incluso ha sido determinada por una parte por “la propia configuración del Estado”, que ha incumplido en la Convención de los Derechos del Niño

La investigación, desarrollada en siete municipios de los departamentos de San Marcos, Huehuetenango, Sololá, Totonicapán, Quiché y Quetzaltenango, todos al oeste del territorio, planteó que la niñez y adolescencia ha encontrado una dificultad histórica en “el disfrute del derecho a la Educación, Protección y Gobernanza, así como de los derechos asociados”.

Te recomendamos: Niñez hondureña, principal víctima de consecuencias de pandemia de COVID-19

Agregó además que “los últimos cinco años en Guatemala han estado marcados por eventualidades políticas que han llegado a traducirse en crisis institucionales“, que han profundizado la desatención del Estado en temas vitales para los menores guatemaltecos

Las Brechas

Educo afirmó en su informe que la fisura de las necesidades materiales de los menores se debe a una “falta de garantía del acceso a los servicios básicos de educación, salud, alimentación, fuentes de trabajo, seguridad ciudadana, entre otros”. 

Esta ausencia ha afectado “fundamentalmente el ejercicio de derechos y bienestar de la niñez que vive en familias en situación pobreza (más del 59 por ciento de la población) y pobreza extrema (más del 20 por ciento).”

La organización sostuvo que hay “valores y creencias generadoras de diferentes tipos de violencia hacia niñas y adolescentes mujeres, que denigran su integridad y dignidad perpetuando la brecha de desigualdad de género”.

Además, prevalece una “educación de baja calidad reflejada en un currículo nacional base sin concreción en el aula” en el altiplano occidental del país centroamericano, donde se concentra el 51 % de la población maya. 

Esta brecha ha generado “bajos resultados en evaluaciones estandarizadas, con contenidos curriculares obsoletos, descontextualizada sin pertinencia cultural y lingüística, desconectada con la participación de niños, niñas y adolescentes”, enfatizó Educo.

Te recomendamos: Muestra de cine en Panamá enfoca la situación de la niñez durante la pandemia

En cuanto a los espacios de participación, el estudio halló que los menores “no cuentan con formación ni espacios sostenibles para la participación significativa y propositiva, a nivel familiar, escolar y comunitaria, que les permita tener un referente para su futuro como ciudadanos que ejercen sus derechos”. 

El año pasado, en noviembre de 2019, Educo, Child Fund y otras organizaciones como Plan Internacional, Save The Children y World Vision, instaron al Estado guatemalteco a realizar una mayor inversión y de mejor calidad del gasto público para la niñez guatemalteca.

Las organizaciones apuntaron que, si bien la desnutrición varió positivamente de 1987 a 2018, no ha sido suficiente el esfuerzo, pues aún persiste un total de 46,5 por ciento de desnutrición crónica infantil, mientras que en 1987 la cifra superaba el 62 % de la población.

La pobreza también aumentó en contra de los menores, pasando de 18.1 % de afectados dentro de la población en 1981 al 23.4 % entre 2014 y 2015, según la última Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística.

Te recomendamos: #SAVEWITHSTORIES: una campaña para proteger a la niñez de la pandemia