EFE.- El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, aseguró este miércoles que las restricciones impuestas en varias áreas del estado y la ciudad de Nueva York afectadas por focos de covid-19 están funcionando y que la expansión de la pandemia en estas zonas está bajo control.

“Podemos manejarlo. Sabemos cómo volver a la senda correcta”, dijo Cuomo, que responsabilizó de estos picos a las personas que no cumplen las normas y a las autoridades locales que fallan a la hora de imponerlas.

“Falta de cumplimiento y falta de ejecución. Esa es la única forma en que se desatan (los focos). La gente no cumplió, fue a una fiesta con más gente, fue a un bar con más gente, tuvo una fiesta privada en un patio trasero con más gente. La gente no llevaba máscaras… Falta de cumplimiento y falta de aplicación por parte del Gobierno local”, insistió.

Según el gobernador, el número de casos positivos detectados en las áreas con picos de infección se redujo del 7,9 % de casos detectados la última semana de septiembre, al 4,5 % de casos positivos registrados en los últimos siete días.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En Nueva York, los barrios más afectados están en los distritos de Queens y Brooklyn, y las autoridades ha acusado a la comunidad ultraortodoxa judía, mayoritaria en muchas de estas zonas, de no respetar las normas de distanciamiento social y el uso de mascarillas.

El Gobernador impuso fuertes restricciones en estas áreas (que denominó como rojas) y más leves en los vecindarios colindantes (denominadas áreas naranjas y amarillas), que van desde el cierre de restaurantes y escuelas, hasta la limitación de aforos máximos.

Cuomo explicó que para que una zona deje de ser considerada como roja, el número de positivos por covid-19 registrado en los análisis debe mantenerse por debajo del 3 % durante diez días en áreas con mucha densidad y por debajo del 4 % en zonas con densidad baja, como en áreas rurales.

Mientras ha anunciado el control de estos focos de contagio, el número de positivos en el resto del estado, sin contar con los datos de estas áreas rojas, sigue aumentando progresivamente y se ha situado en el 1,42 %, la mayor cifra en varios meses.

Asimismo, Cuomo apuntó que se han detectado nuevos focos en áreas próximas al vecino estado de Pensilvania, donde el índice de casos positivos en las pruebas de covid-19 se sitúa en 9,67 %.

Nueva York, según datos ofrecidos por el gobernador, es la tercera región con menor índice de positivos del país, por detrás de Maine y Massachusetts.

Según estas cifras, los estados con mayor índice de positivos son Nevada, con el 58,84 %, Dakota del Sur, con el 35,73 %, y Wyoming, con el 35,20 % de casos positivos.

Por otro lado, informó de que hay 950 personas hospitalizadas por la covid-19, de las cuales 201 están en unidades de cuidados intensivos y 103 están intubadas.

Según la universidad Johns Hopkins, en Nueva York, que durante semanas en la pasada primavera se convirtió en el epicentro mundial de la pandemia, han muerto más de 33.000 personas, mientras que en todo Estados Unidos, el número de fallecidos supera los 221.000. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado