La viróloga Li-Meng Yan, quien huyó de China tras las acusaciones que hizo en torno del nuevo coronavirus, sostuvo que el SARS-CoV-2 fue diseñado a partir de otros coronavirus de murciélago que son la columna vertebral del patógeno.

“El supuesto origen natural del virus no se sostiene (…) Puedo afirmar sin ninguna duda que el SARS-CoV-2 fue liberado a propósito”, señaló en el programa español Horizonte.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Li-Meng sostuvo que no hay la existencia de un huésped intermedio en la propagación del COVID-19 en el mundo.

 “Estaba diseñado para atacar al ser humano, por lo que no necesitó ninguna adaptación”, agregó.

Li-Meng Yan es una de las expertas que apoya la teoría sobre que el COVID-19 fue creado de forma artificial, ya que en el mercado de Wuhan no se originó el brote ni un animal salvaje lo generó. “El COVID-19 no proviene de la naturaleza”, sostuvo.

En julio durante una entrevista con el diario español El Mundo, Yan comentó que cuenta con las pruebas, ya que tiene conversaciones con colegas chinos con quienes participó en las investigaciones preliminares del virus desde Hong-Kong, cuando fue encargada precisamente de analizar el naciente brote.

“Tengo las conversaciones, las pruebas, con virólogos chinos en Wuhan y Estados Unidos. No me he inventado nada”, señaló.

Yan se desempeñó hasta abril como viróloga de la Organización Mundial de la Salud en un laboratorio de dicha ciudad, desde donde adelantó sus indagaciones.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

En este mismo sentido, la científica indicó que fue presionada para no revelar ni indagar mas sobre sus sospechas, de que se estaba ocultando información sobre el origen y peligrosidad del virus.