Por Rosa María Bolaños

Los 11 ingenios del país prevén producir entre 57 millones a 58 millones de quintales de azúcar en la cosecha 2020-21, que empieza en noviembre.

La zafra tarda alrededor de cinco meses y medio se calcula que proveerá unos 56 mil empleos directos y 280 mil indirectos, según información de la Asociación de Azucareros de Guatemala (Asazgua).

La cifra de producción representa entre dos   y tres millones menos respecto de los 60.9 millones de quintales que se obtuvieron en la temporada 2019-20, debido a una reducción del área cosechada y por factores climáticos que afectan la productividad.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Luis Miguel Paiz, gerente general de Asazgua, expuso que para la temporada 2020-21 el área de cultivo se ha reducido en 7 mil 363 hectáreas, lo cual se debe a la finalización de contratos de arrendamiento de algunas fincas, por lo que para este año se tiene una extensión cultivada de 250 mil 662 hectáreas, lo que representa una reducción de un 0.02 por ciento.

Paiz explicó que se están utilizando variedades de caña más productivas y desarrolladas por el Centro Guatemalteco de Investigación sobre la Caña de Azúcar (Cengicaña), que ofrecen un rendimiento adicional de hasta 1.5 toneladas del edulcorante por hectárea.

“De acuerdo con el Mapa de Cobertura Forestal, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga), el cultivo de la caña representa el 3.3% del área cultivable del país”, añadió el ejecutivo.

Respecto de la posibilidad de un impacto a la baja en el número de empleos, se explicó que esta no será drástica, ya que la reducción del área cultivada no es significativa.

Agregaron que las tierras que no se cultivaron seguramente se utilizarán para otras actividades agrícolas, lo que generaría fuentes de trabajo.

Producción, exportación y destino

Las exportaciones guatemaltecas de azúcar han venido a la baja en los últimos años, principalmente por los precios internacionales.

Además, debido a la pandemia del covid-19, se abrieron nuevos puestos de trabajo como personal médico y de salud y seguridad ocupacional, a fin de cumplir con las medidas de prevención y para el monitoreo constante de la salud de los trabajadores.

Expectativa

El sector azucarero ha tenido que enfrentar en los últimos años las bajas en los precios internacionales del producto.

Paiz comentó que los mercados internacionales muestran una leve recuperación en relación con el precio más bajo de este año, registrado a finales de abril.

Leer: ¿Cuántos vuelos podrían recuperarse para Guatemala en dos meses?

“Esperamos que se mantenga esa tendencia, para lograr mejores precios en el mercado internacional. Respecto de abril, se registra una recuperación del 21.48% en el contrato 11; 3.90% en el contrato 16 y 22.60% en el contrato 5”, comentó.

Para el resto del año y el 2021 también están a la expectativa de que las condiciones en los mercados internacionales mejoren, expuso el ejecutivo. Sin embargo, agregó, continúan buscando eficiencias internas para mantener los niveles de competitividad alcanzados a escala mundial en los últimos años.

Mercados

Alrededor del 30 por ciento de la producción de azúcar se queda para el mercado local, y el otro 70 por ciento se exporta.

Este año se tienen registradas exportaciones a Rumania y Guinea Ecuatorial, países a los cuales se hacen envíos por primera vez, refirió Asazgua.

Los principales mercados de exportación en la zafra 2019-20 fueron Canadá, Estados Unidos, Chile, Mauritania, Taiwán, China, Nueva Zelanda, Haití, República Democrática del Congo y Senegal.

Protocolos

Asazgua informó que los ingenios operan bajo estrictas medidas de prevención, con protocolos de salud y seguridad ocupacional, así como las disposiciones de las autoridades.

Asazgua asegura que cada ingenio implementa estrictas medidas de seguridad para la zafra, ya que miles de trabajadores participan. (Foto, Prensa Libre: Asazgua).

“En la agroindustria azucarera hemos ido acondicionando nuestras actividades. Tenemos la experiencia del inicio de la pandemia, ya que el virus llegó al país cuando aún estábamos en zafra”, refirió Paiz.

Como parte de los cambios a que obligó la pandemia, Fundazúcar (el brazo social de ese sector) ha adaptado los programas sociales a las necesidades que plantea la nueva realidad, por lo que ha enfocado su trabajo en la capacitación a trabajadores municipales, salubristas y líderes comunitarios, actores fundamentales en la prevención del coronavirus, indicó el gerente general.

Ejes de seguridad

Entre las principales medidas se tienen:

  • Más buses para el distanciamiento físico, los cuales se desinfectan con frecuencia.
  • Revisiones médicas a trabajadores procedentes del altiplano.
  • Módulos habitacionales acondicionados para el distanciamiento.
  • Acceso a alcohol en gel, mascarillas y toma diaria de temperatura, así como materiales para la desinfección de espacios.
  • Se gestionó con el IGSS la agilización de procesos de atención inmediata y plena.
  • Información y capacitación para prevenir contagios entre los trabajadores y sus familias y se mantienen fichas epidemiológicas, así como teletrabajo para personal en riesgo.
  • Se trabaja en turnos, para evitar aglomeraciones.
  • Cuentan con áreas para casos sospechosos que requieran cuarentena.
  • Campañas y capacitación sobre prevención en las comunidades.
  • 917 salubristas capacitados para implementar el protocolo de Salud.
  • 600 empleados municipales capacitados en los mercados y plazas.

Cifras relevantes

Se prevé que en la zafra que empieza en noviembre participen unos 56 mil trabajadores. (Foto, Prensa Libre: Asazgua).

Guatemala es el 4o país exportador de azúcar en el mundo

Es el 2o país exportador de azúcar de Latinoamérica

Además, es el 3er país con mayor productividad en el mundo

Representan el 7.8% de las exportaciones totales del país en 2019, y también produce energía y alcohol (etanol).

*En alianza con Prensa Libre