Alexánder Guíntsburg, director del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, informó que ninguno de los primeros voluntarios que probaron la vacuna rusa Sputnik V contrajo la infección provocada por la COVID-19.

“Oficialmente no están siendo monitoreados, pero están en contacto. Que yo sepa, ninguno de ellos ni siquiera se resfrió, ni se enfermó”, comentó Guíntsburg a RIA Novosti.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Los primeros ensayos clínicos de Sputnik V comenzaron el 18 de junio y contaron con participación de 38 personas que fueron dadas de alta el 15 y el 20 de julio, reportó la agencia rusa RT.

Los resultados de la investigación de la vacuna fueron publicados en la revista The Lancet a principios de septiembre.

Leer: Rusia inicia producción de EpiVacCorona su segunda vacuna contra COVID-19

En la publicación se afirma que el 100 % de los participantes desarrolló una respuesta inmunitaria humoral y celular estable durante las dos fases de los ensayos y que el nivel de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en voluntarios vacunados fue de 1,4 a 1,5 veces más alto que el nivel de anticuerpos en los pacientes que se habían recuperado de covid-19.

Rusia envió hace unos días a la Organización Mundial de la Salud (OMS) una solicitud para el registro acelerado (“Emergency Use Listing”, EUL) y la precalificación de la vacuna Sputnik V, según informó hoy el Fondo Ruso de Inversiones Directas (FIDR).

“Hemos presentado a la OMS una solicitud de registro acelerado y precalificación de la vacuna, lo que permitirá que Sputnik V se incluya en la lista de medicamentos que cumplen con los principales estándares de calidad, seguridad y eficacia”, declaró Kirill Dmitriev, director del FIDR, en un comunicado de prensa.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Con información de EFE y RT