Por Natiana Gándara

Guatemala es uno de los países que produce etanol, pero no lo consume localmente; sin embargo, eso podría cambiar en un corto plazo, luego de que el Ministerio de Energía y Minas (MEM) compartiera los primeros resultados del plan piloto Movilidad Verde, con el uso de Ecopower —mezcla de gasolina con etanol avanzado—.

Alberto Pimentel Mata, jefe del MEM, planteó que al finalizar la segunda fase se terminará de afinar el marco legal para generalizar su uso en el país, y presentar la propuesta al Congreso de la República en el primer trimestre del 2021.

El etanol es un biocombustible producido a partir de plantas como la caña de azúcar, maíz y pasto, entre otros. Ese concepto no es nuevo y convive en un universo de ventajas y desventajas relacionadas con su uso.

Edward Avilés, director ejecutivo de la Asociación de Combustibles Eficientes de Latinoamérica (Acela), asociación sin fines de lucro que promueve componentes de mezcla limpia y de alto octanaje para la gasolina, dijo que desde hace 15 años aproximadamente se busca impulsar el uso de etanol en la gasolina.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Sin embargo, estudios recientes han demostrado que el impacto ambiental del etanol es enorme, ya que se requiere gran cantidad de agua, superficie y pesticidas, señaló Avilés.

Fernando Lobo, presidente de Expo Motriz, coincidió con que se requieren grandes extensiones de tierra para producirlo, y agregó que existen otros combustibles alternativos, como el biodiésel, y la ventaja que tiene es que lo puede consumir el transporte pesado, en cambio el etanol solo es exclusivo para vehículos que usan gasolina y cuentan con tanques especializados; además, que la producción aún no es de gran escala.

Otra opción son los vehículos eléctricos, mercado en crecimiento y se encuentran localmente.

Datos de la muestra

La muestra del proyecto Movilidad Verde, que actualmente se encuentra en su segunda fase con pruebas de mezcla de gasolina y 10% de etanol, consiste en 34 vehículos.

La mayoría de los autos de la prueba tienen un recorrido de más de cien mil kilómetros.

El 50% son tipo sedán, el 30% vehículos deportivos utilitarios (SUV), el 9% picops y 6% motocicletas.

Según el año de fabricación, el 35% son modelos entre el 2015 y el 2020, el 56% del 200 al 2014 y el 9% está por debajo del 2000, con un consumo promedio de 9.87 galones por semana y 346 kilómetros promedio recorridos por semana.

Pimentel Mata afirmó que la muestra del proyecto es similar al parque vehicular del país y que los 34 vehículos a prueba están en perfectas condiciones mecánicas después del uso de Ecopower.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

1. Parque vehicular y los problemas de oxidación

Edward Avilés de Acela, explicó que el parque vehicular de los países latinoamericanos no está preparado para recibir etanol cuando no cuenta con sistemas del control del vapor; es decir, modelos anteriores al 2005, y pone en riesgo el motor, e incluso puede causar problemas de oxidación.

Cuando el usuario empieza a usar etanol en la gasolina en un auto que tiene entre 15 y 20 años de antigüedad y que solo ha usado gasolina pura, puede hacerle daño al motor, porque no posee las tecnologías adecuadas de emisión y de aceptar otros tipos de combustibles.

Además, el etanol no representa un ahorro, ya que su precio es más elevado que el de otros oxigenantes.

2. Acomodo de estaciones para mezclar gasolinas

José Briones, director ejecutivo de la Gremial de Empresas Importadoras de Hidrocarburos (GEIH), afirmó que la propuesta es positiva, pero es necesario evaluar otros parámetros; por ejemplo, quién estará a cargo de la inversión en temas de infraestructura en las estaciones de servicio, dado que no se puede transportar por los ductos de la gasolina, sino debe tener uno propio.

Por lo tanto, es importante tomar en cuenta estas modificaciones en las estaciones y también cómo afectará el tema del precio al consumidor final. “Hasta el momento, no sabemos si subirá o bajará el mismo; son impactos que se deben evaluar previo a generalizar su uso”, dijo.

Briones resaltó que el etanol toma agua del ambiente, y se necesita garantizar el manejo y la calidad del producto que se venderá.

3. Riesgos ambientales sobre contaminación

Según investigaciones de Acela existe un riesgo negativo en el ambiente por factores como el calor y la altura, que  tienen un impacto en la contaminación en el ozono y en la calidad el aire que se respira.

Avilés de Acela agregó que el impacto ambiental llevó a que fuera prohibido en las grandes ciudades de México, porque generan ozono y contaminación de partículas suspendidas.

El ingeniero Rodolfo Letona Castañeda opinó que Guatemala, al generalizar el uso de etanol, comprometería un importante capital y recurso humano en una industria que no tiene tanto futuro, porque existen otras tendencias, como el uso de vehículos eléctricos, y que también han reflejado buenos resultados en el ambiente.

*En alianza con Prensa Libre