Por Miriam Manrique*

A lo largo de los años hemos visto mujeres valientes que han luchado por un lugar en terreno tradicionalmente de hombres, como es el caso de Marie Curie, pionera en el estudio de la radioactividad, o Edith Clarke, primera ingeniera eléctrica de Estados Unidos, entre muchas otras. Todas ellas han cambiado la historia y han abierto un camino a un mundo más equitativo.

Actualmente, la equidad de género en Centroamérica ha tenido avances significativos con nuevas políticas para garantizar una mayor igualdad en la región. Pero los prejuicios sobre la percepción de las carreras según el género y estereotipos sexistas, continúan latentes. Esto afecta directamente en la proporción de mujeres en sectores tecnológicos e industriales.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Para  erradicar la desigualdad de género y construir un mundo más inclusivo es fundamental empoderar a las niñas e incentivarlas a estudiar carreras de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés).

De acuerdo a un informe realizado por la UNESCO, Descifrar los códigos: la educación de las mujeres y las niñas en materia de STEM, publicado en 2019, los estereotipos de género comunican la idea que las carreras STEM son dominios masculinos lo que afecta negativamente el interés  de seguir carreras profesionales relacionadas.

Solo el 35 % de los estudiantes matriculados en carreras STEM en el mundo son mujeres. Una cifra preocupante pues se considera que la ciencia y tecnología serán los trabajos del futuro.

Igualdad de oportunidades

Sabemos que para lograr un mundo más equitativo debemos de trabajar en conjunto con instituciones especializadas, para crear oportunidades y eliminar las barreras que impiden el empoderamiento de las mujeres.

También para abrir paso a estas oportunidades se debe incluir en esa colaboración a las escuelas y colegios  para crear cursos o prácticas en áreas STEM, y así dar a conocer a las futuras generaciones carreras que les brinden crecimiento tanto a nivel personal como laboral. 

Otras acciones para cerrar la brecha pueden ser ofrecer más oportunidades a las mujeres en puestos de liderazgo, erradicar las diferencias de remuneración entre hombres y mujeres, y desarrollar políticas que logren un equilibrio entre lo laboral y lo personal. En Uber contamos con el programa ERG Woman @Uber, que tiene varios propósitos: conectar, empoderar y apoyar el avance de las mujeres en la compañía. También hemos hecho alianzas con organizaciones globales que ayudan a niñas y a adolescentes a estudiar una profesión relacionada con estas materias. Así, buscamos reducir la brecha para que más niñas y adolescentes tengan acceso a puestos de trabajo en áreas de tecnología, ingeniería y matemática.

Conforme pasan los años, más mujeres ocupan cargos directivos y gerenciales, debemos promover ese liderazgo y así lograr resaltar el papel de las mujeres en los negocios modernos. Según un informe realizado por la Comisión Europea: “las empresas que son lideradas por mujeres registran mayor crecimiento en ventas y tienden a dar mejores resultados en sus indicadores”.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Gracias a las sociedades contemporáneas, las mujeres han podido desempeñar un rol social más equitativo, justo y prominente.

Para seguir incentivando puestos liderados por mujeres, es primordial que nosotros desde nuestras organizaciones sigamos siendo ejemplo para abrir camino y romper con esas brechas de género. Al liderar una empresa de tecnología que moviliza lo que realmente importa, espero inspirar a que más mujeres crean en el potencial laboral de las ciencias, las matemáticas y la tecnología.

*Es Gerente General de Uber Centroamérica.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.