Rezagado en los votos electorales y con proyecciones y conteos aún sin terminar en su contra, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó una vez más que hay un intento de fraude en los comicios.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En conferencia de prensa, el mandatario aseguró que su objetivo es “defender la integridad de las elecciones” a la vez que cargó contra la “corrupta máquina demócrata” en Michigan y Pensilvania y prometió una gran ofensiva legal.

“Nuestro objetivo es defender la integridad de las elecciones, por lo que no permitiremos a los corruptos que nos roben”, afirmó Trump al criticar, sin pruebas, supuestas irregularidades en Pensilvania y Michigan, en una intervención desde la Casa Blanca.

Con información de Efe

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado