En el año 2000 se publicó el libro de Malcolm Gladwell El punto clave. Cómo los pequeños cambios pueden provocar grandes efectos. Lo interesante en estos momentos de pandemia por Covid-19 es que el autor parte de una comparación de complejos fenómenos sociales con epidemias virales, y de cómo existen momentos clave que operan como punto de inflexión a partir del cual los efectos se potencian al máximo creando un cambio significativo.

Leyendo su libro 20 años después, en el contexto de una pandemia de carácter global, con afectación de millones de vidas, con personas expuestas a meses de ansiedad ante las amenazas a la salud física y mental, sometidas al distanciamiento social y con la preocupación por la inseguridad económica ante los cierres de negocios y la gran pérdida de puestos de trabajo.

La pregunta indispensable es: ¿qué cambios provocará esta pandemia y cómo lograr que contribuyan a un cambio positivo para el mayor número de personas?

Esto resulta una tarea nada fácil de esclarecer frente a tanta adversidad, una profunda incertidumbre y la falta de liderazgos con claridad del camino a seguir en ese difícil equilibrio entre la protección de la salud y la reactivación económica.

Le invitamos a leer: Mujeres en tiempo de igualdad y crisis sanitaria

Temor al cambio

Pero un buen punto de partida puede ser recordar las sabias palabras pronunciadas en su primera investidura presidencial por Franklin Delano Roosevelt (FDR), quien en 1933 debía dirigir a Estados Unidos luego de los efectos de la Gran Depresión de 1929, e inspiradoramente dijo:

“A lo único que debemos de temer es al temor mismo, a un terror indescriptible, sin causa ni justificación, que paralice los arrestos necesarios para convertir el retroceso en progreso.”

Su visión contrasta con la de los líderes actuales, paralizados por el temor, o peor aún, que alimentan y atizan el miedo para legitimarse o perpetuarse en el poder, cuando lo que realmente se necesitan son ideas y una ruta de renovación y acción, como la que representó en su momento el “New Deal” de FDR.

Le invitamos a leer: El nuevo ‘orden’ mundial tras el Covid-19

Sólo unos cuantos

Retomando los conceptos de Gladwell y de la Ley de unos Pocos, o el principio del 80-20, en el que en una situación cerca del 80% de la acción será llevada a cabo por un 20% de los participantes, les invito a pensar sobre la responsabilidad de convertirse en esos agentes de cambio y los efectos de lo vivido en los últimos meses.

Esto, para que ayuden a dar un golpe de timón hacia donde las personas tengan una mayor claridad en sus valores y prioridades, y que juntas potencien el cambio hacia sociedades más justas y sostenibles.

Reforzando la idea anterior, recomiendo la lectura del artículo de Benjamin Hardy, titulado Take ownership of your future self, el cual nos brinda herramientas para construir de forma guiada la mejor versión de nosotros mismos a través de la diferenciación entre quiénes fuimos, quiénes somos y quiénes queremos ser, y el ejercicio de prospección y la práctica consciente de quienes queremos ser.

Todos tenemos el poder para que 2020 se convierta en un año de inflexión para generar cambios positivos exponenciales.

Le invitamos a leer: Masculinidades tóxicas

La gran tarea

Concluyo esta reflexión con las palabras de Viktor Frankl, sobreviviente de varios campos de concentración y autor del libro El hombre en busca de sentido: “no hay nada en el mundo que capacite tanto a una persona que sobreponerse a las dificultades externas y a las limitaciones internas, como la conciencia de tener una tarea en la vida”.

Espero que este 2020 nos legue una mejor claridad de cuál es esa tarea y el significado que queremos darle a nuestras vidas.

*Nuria Marín es empresaria y analista
Twitter: @Nuria_MarinR

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.