EFE.- El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández (JOH), dijo este lunes que el huracán Iota, que mañana entrará a su país como tormenta o depresión tropical, “podría causar una devastación terrible” y le enfatizó a sus compatriotas que hay que “estar preparados” y que “lo primero es salvar la vida”.

“Este huracán Iota, con la cantidad de agua y vientos que trae, tiene un potencial de destrucción enorme y podría causar una devastación terrible”, subrayó Hernández en cadena nacional de radio y televisión.

Agregó que “lamentablemente”, el huracán Iota, que se está acercando a Nicaragua, ha alcanzado categoría 5 en la escala Saffir-Simpson, igual que el Mitch, que en 1998 devastó a Honduras, dejando más de 5.000 muertos y pérdidas por más de 4.000 millones de dólares, entre otros daños graves.

Hernández indicó que desde la semana pasada giró instrucciones para alertar a todo el país y activar los protocolos de prevención y evacuación ante la inevitable llegada de Iota.

“Hemos estado reunidos de forma permanente con el Sistema Nacional de Emergencias, con gobernadores, alcaldes, Comités Municipales de Emergencia, Fuerzas Armadas, Policía Nacional, Bomberos, Copeco (Comisión Permanente de Contingencias), para monitorear la alerta roja y activar todos los mecanismos necesarios para salvaguardar la vida”, subrayó.

Iota llega a Centroamérica dos semanas después de que lo hizo el huracán Eta, que alcanzó categoría 4, causando daños en Centroamérica, en mayor medida en Nicaragua, Honduras y Guatemala.

Sigue la información de economía y negocios en Forbes Centroamérica

Las autoridades hondureñas han habilitado albergues en una cruzada con diversos sectores sociales del país, que se han unido en solidaridad con los damnificados ante la emergencia que vive.

“Lo primero, lo más importante, es salvar la vida, luego vendrá la reconstrucción de todo lo material. Compatriotas, sepan, no están solos”, expresó Hernández.

El mandatario recordó que Honduras también enfrenta la pandemia de covid-19 que, desde marzo, ha dejado cerca de 3.000 muertos y más de 102.000 contagios.

Ante la nueva emergencia que vive Honduras por Iota, el Gobierno suspendió las labores de todos los empleados del poder Ejecutivo el martes y miércoles.

El Gobierno le sugirió a la empresa privada que también adopte la medida “con el fin de salvaguardar la integridad física de todos los hondureños”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado