Por Urías Gamarro

Con la autorización del Congreso para contratar nueva deuda (y financiar el gasto del 2021) el saldo de endeudamiento público acumulado sobrepasaría los Q220 mil millones.

Es decir, el incremento de la deuda pública es 41.2%: un total de Q64 mil 944 millones en dos años con la información disponible a octubre.

Para el ejercicio 2021, el monto de Q32 mil 638 se desagrega en Q24 mil 157 millones que provienen de bonos del Tesoro y Q6 mil 915 millones de préstamos de organismos financieros internacionales.

En los dos primeros años del gobierno de Alejandro Giammattei, la contratación de la deuda pública se incrementó sustancialmente por los efectos del covid-19 y el proceso de reactivación económica planteado en el presupuesto que legalizó el Congreso la madrugada del pasado miércoles 18 de noviembre por Q99 mil 700 millones.

Al 30 de octubre último, el saldo de la deuda pública es de Q189 mil 631 millones, según el reporte de Operaciones de Crédito Público del Ministerio de Finanzas (Minfin) que registra estas operaciones.

De enero a octubre, el aumento de la deuda fue de Q32 mil 305 millones, que equivale al 20%, y que es la nueva deuda contratada en este año.

Ahí se incluye la emisión de bonos del Tesoro, más una emisión adicional de Q11 mil millones y otros préstamos de emergencia que en abril último aprobó el Congreso para atender la emergencia del covid-19, o sea una respuesta de política fiscal.

El reporte del Minfin señala que hay una variación del saldo de la deuda pública en el 2020 que a octubre es del 20%, y en 2019 fue 7.74%.

El promedio de la deuda pública -que es la sumatoria de la deuda interna más la externa- en los últimos años era de 10% del total del presupuesto.

Deuda per cápita

Al igual que el incremento de la deuda pública, también se mueve la referencia por habitante, que es un parámetro que se utiliza como referencia en los países.

En 2019, cada ciudadano debía aportar Q9 mil 600 para pagar el saldo de la deuda, pero ahora con la nueva contratación que aprobó el Legislativo para 2021, el monto pasaría a Q13 mil 152.

Es decir, habrá un incremento del 36% o sea Q3 mil 400 por habitante en esos 24 meses.

Hasta octubre, cada guatemalteco, si se pagara todo el saldo de la deuda, aportaría Q11 mil 220.

“Es una referencia del total de la deuda pública dividido dentro del total de la población”, señaló Guido Rodas, exgerente del Instituto Nacional de Estadística y ex ministro de Economía.

En los dos primeros años de Gobierno del presidente Alejandro Giammattei el porcentaje de la deuda pública crecerá 40%. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Zona de alarma

Rodas dijo que la ecuación es válida para hacer los análisis, pero alertó de que se está incrementando la deuda con relación PIB y con los ingresos fiscales, en la cual también hay un brinco significativo, y que comprometen a futuro la capacidad de pago del país.

Al respecto coincidió Luis Linares López, analista de la Asociación de Investigación de Estudios Sociales (Asíes), y expresó que este tipo de indicadores ya generan alarma.

“No hay un destino adecuado, el endeudamiento es alto y es un riesgo para la estabilidad macroeconómica en gastos que no se justifican”, recalcó Linares López.

Subrayó el peso de la deuda con respecto al tamaño de la economía, e indicó que es el monto que al país le tocará pagar en los próximos años.

Su preocupación es que la producción de cada guatemalteco genera para el pago de impuestos es cada vez mayor al que se destina para el pago de la deuda, que en los últimos años no se justifica, ya que un porcentaje se destina para gastos de funcionamiento como salarios, compra de insumos, materias primas, alquileres u otros pagos del sector público que prestan los servicios a la población.

“No vemos la construcción de una carretera nueva, hospitales ni centros educativos nuevos y la deuda se justifica en relación con la finalidad y por supuesto, con la capacidad de pago. En un momento de crisis se puede arriesgarse a subir el endeudamiento, siempre y cuando el destino sea el correcto”, enfatizó.

Indicadores

El reporte del Minfin señala que, hasta el 30 de octubre, la deuda con relación al PIB se ubicó en 32.3%, mientras que en diciembre del 2019 fue de 26.6%.

Los consultados aseguran que es muy probable que para 2020 se llegue al 36%, subiendo casi diez puntos.

Mientras que la deuda pública con relación a los ingresos se ubicó en 376.2% y con los ingresos totales en 355.0%.

Para 2021, el pago del servicio de la deuda (intereses) es de Q15 mil 905 millones.

“Por eso las agencias de calificación de riesgo nos ponen en perspectivas negativas: porque ya es sensible la relación de la deuda con los ingresos. Este año sube el porcentaje de la deuda que la carga tributaria”, explicó Rodas.

*En alianza con Prensa Libre