EFE.- El vicepresidente de Guatemala, Guillermo Castillo, pidió al presidente, Alejandro Giammattei, renunciar ambos en conjunto con el fin de poder “oxigenar” a  la nación centroamericana porque “las cosas en el país no están bien”.

Castillo dijo que en caso de que acepte Giammattei, deberán ser “nuevas personas las que vengan a tomar las decisiones más importantes”, con el apoyo de la iglesia católica y la evangélica, para presentar al Congreso a un grupo de notables que podría ocupar los lugares que quedarían vacantes, de acuerdo a la propuesta hipotética del vicepresidente menos de un año después de asumir el poder.

La declaración de Castillo en rueda de prensa se desató luego de una oleada de protestas en redes sociales en contra de la aprobación del presupuesto de ingresos y egresos del Estado 2021 avalado por Giammattei, y criticado por sumar endeudamiento y por haber sido aprobado de forma opaca y sin discusión en el Congreso durante la madrugada del pasado miércoles.

Lee: Policía de Guatemala dispersa protesta contra presupuesto frente al Congreso

El vicepresidente insistió en la necesidad de suprimir el Centro de Gobierno para retomar la dirección del país con Giammattei, pero también expuso tres puntos trascendentes adicionales: vetar el presupuesto de 2021, la revisión del trabajo de los 14 ministros y un mayor acercamiento con la sociedad.

Dos visiones distintas

Tan solo diez meses después de tomar el poder en Guatemala, las diferentes visiones del futuro para el país han abierto una brecha entre el presidente, Alejandro Giammattei, y su vicepresidente, Guillermo Castillo.

El quiebre entre Giammattei y Castillo no es irreversible según las palabras del mismo vicepresidente, pero sí siembra dudas sobre el futuro del Gobierno tras tomar posesión de sus cargos menos de un año atrás, el 14 de enero de 2020.

Las diferencias entre los funcionarios se han ido agrandando con el paso de los meses y también la comunicación y diálogo entre ambos, prácticamente inexistente en muchos tramos de 2020 de acuerdo a fuentes del Organismo Ejecutivo, y según lo ha dejado entrever el mismo Castillo en apariciones públicas.

“Las cosas en el país no están bien”, enfatizó Castillo durante su intervención en soledad en Casa Presidencial, solo minutos después de la transmisión en una cadena televisiva de Giammattei en la que el presidente dio luz verde al presupuesto, escoltado por todos sus ministros en el Palacio Nacional de la Cultura (sede del Gobierno).