Por María-Noel Vaeza, Directora Regional para las Américas y el caribe de ONU Mujeres, Isabel de Saint Malo, ex Vicepresidente de Panamá y Silvina Moschini, Presidente y Chair del Board de TransparentBusiness.com

El 7 de marzo de 2017, en vísperas del Día Internacional de la Mujer, una conocida empresa de gestión de activos instaló la escultura de una niña frente al mítico toro de Wall Street. La placa a sus pies dice: “Conoce el poder de las mujeres en el liderazgo. Ella marca la diferencia” Fearless Girl, el nombre de la obra, es el gesto visible de una tendencia que avanza con la misma fuerza que un toro resuelto.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

¿Por qué invertir en mujeres? Porque no es solo un tema de justicia social, sino también de rentabilidad. La respuesta no yace en las opiniones, sino que es clara y radica en los hechos y en los  números:

  • Según un estudio de BCG, cuando una emprendedora busca financiamiento, recibe significativamente menos que un hombre emprendedor, pero produce más ganancia. Tristemente, apenas el 2.2% del capital de riesgo va a emprendedoras pero por cada dólar invertido en ellas se generan 78 centavos de ganancia, contra los 31 centavos que generan los emprendimientos masculinos. 
  • Los startups fundados por mujeres tienden a obtener liquidez para sus accionistas más rápido que aquellos liderados por hombres, dice Pitchbook. 2018 fue el cuarto año consecutivo en registrar un crecimiento en la tendencia: al menos 200 exits para compañías fundadas por mujeres y una ganancia total de U$26 miles de millones.
  • Las compañías ubicadas en el rango más alto de diversidad de género son 15% más propensas a obtener mayores ganancias que el promedio de la industria, comprueba un estudio de McKinsey
  • Una encuesta realizada por BCG entre más de 1700 compañías de ocho países demostró que existe un fuerte correlato entre la diversidad de los equipos gerenciales y la innovación: las compañías con equipos gerenciales más diversos que el promedio obtuvieron retornos por innovación 19% más altos que las compañías con equipos menos diversos.

Michael Landel, CEO de Sodexo, reporta que las unidades de su compañía con equipos gerenciales diversos son 13% más propensas a mostrar un crecimiento sostenido y 23% más propensas a reportar un aumento en ganancia bruta. El  IFC afirma que los inversores de compañías activamente comprometidas con la diversidad de género reciben retornos adicionales con una tasa de crecimiento anual compuesta del orden del 3.5% y que  el 56% de los inversores de capitales emergentes creen que aumentar la diversidad de género en las compañías de su portfolio irá en beneficios de su inversión. 87% cree que un equipo diverso mejorará la toma de decisiones y 61% cree que impactará positivamente en las operaciones y en las relaciones entre el equipo.

Los números no son caprichosos. Responden a un estilo de liderazgo que gana hasta en las urnas y que fomenta la diversidad, la inclusión y la lealtad. Y que quedó en evidencia en la gestión superadora de los gobiernos de Nueva Zelanda, Alemania, Islandia y Dinamarca durante la crisis sanitaria de COVID-19, todos países a cargo de mujeres. 

Liderar de manera más colaborativa no es algo privativo de las mujeres, pero se asocia espontáneamente con su capacidad de escucha y su intuición. Se trata de una clase de autoridad que no se mide por el rigor sino justamente, por lo contrario. Se trata de un tipo de poder que no se define por llegar a una meta sino por la superación tenaz de todas las dificultades que quedaron en el camino hasta alcanzarla.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Cuando Kamala Harris dice que ella no va a ser la última mujer en ocupar el puesto de la vicepresidencia de los Estados Unidos para el que acaba de ser elegida, lo dice con la serenidad de una convicción que trasciende cualquier género. Y lo dice con responsabilidad comunitaria y con plena consciencia del impacto que provoca su ejemplo en las generaciones que siguen. Lo que hacen las mujeres cuando llegan es devolver.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.