Los empresarios iberoamericanos creen necesario recuperar la confianza para atraer y retener inversiones. Son esas inversiones a las que hacen referencia las que generan empleo.

Y entre las herramientas apuestan por la seguridad jurídica, el multilateralismo y por seguir promoviendo el diálogo social. Los consensos son definitivos a la hora de afrontar una crisis como la que hemos conocido en tan corto espacio de tiempo. Junto a ello la necesidad de dotarse de un marco regulatorio más flexible y adaptado a los cambios de las economías, y desterrar las trabas burocráticas.

–Energía social, energías verdes y apuesta por la industria.

Los empresarios y sus organizaciones representativas hablan de una crisis coyuntural que no puede convertirse en estructural. Y para ello lanzan una serie de mensajes al unísono.

Reformar por reformar no es la solución; por ello se deben conservar las reformas y medidas que han generado crecimiento económico e influido positivamente en el bienestar, y mejorarlas si es posible.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Es crucial tener una visión de medio y largo plazo para llevar a cabo las inversiones necesarias que refuercen la Región. Resiliencia y sostenibilidad son las claves. Inversión en la energía social de los países y en las energías verdes: esenciales.

Conservar el tejido empresarial, apostar por la productividad y la reindustrialización, colaboración público-privada para mejorar la eficiencia y calidad en la prestación de servicios públicos en ámbitos como el de la educación, la sanidad y en de las infraestructuras.

Innovación y digitalización del tejido productivo, sobre todo de las pequeñas y medianas empresas y de la Administración pública. Estabilidad presupuestariapara poderdisponer del gasto público necesario en el corto plazo para salir de la crisis, y caminar hacia una senda de estabilidad fiscal a medio y largo plazo.

Para ello, hay que promover el crecimiento económico y evitar, sobre todo, subidas impositivas en momentos de crisis económica. En Europa, algunos países están aplicando rebajas de impuestos para salir de la crisis.

Junto a todo esto asegurar la igualdad de oportunidades y el crecimiento inclusivo a través de la formación y la educación. Nuestra prioridad deben ser las personas y el empleo, la mejor fórmula de inclusión social. En este proceso de recuperación no debemos dejar a nadie atrás.

–La apuesta de las organizaciones empresariales de Centroamérica.

Las organizaciones empresariales centroamericanas miembros del Consejo de Empresarios Iberoamericanos-CEIB- CONEP (Panamá), CACIF (Guatemala), UCCAEP (Costa Rica), ANEP (El Salvador), COHEP (Honduras), COSEP (Nicaragua) y COPARDOM (República Dominicana), coinciden en señalar la cooperación y el diálogo como su gran apuesta de futuro.

Abogan por medidas como fomentar la digitalización y la innovación, un impulso a las infraestructuras y proyectos que han quedado paralizados, potenciar el sector turístico, y ayudar a colectivos vulnerables que contemplen a los informales y a las Mipymes.

Y se comprometen a seguir promoviendo las buenas prácticas empresariales y a fomentar el desarrollo de la sostenibilidad, además de continuar apostando por facilitar el acceso a la formación y mejorar las condiciones de la educación, y especialmente un apoyo constante a la capacitación y la digitalización.  

Los empresarios y sus organizaciones representativas consideran imprescindible favorecer e impulsar la integración regional, el comercio intrarregional y las cadenas de valor. Y hacer un gran esfuerzo por la retención de talento, especialmente en nuestros jóvenes.

Grandes dosis de pedagogía empresarial, toma de decisiones consensuadas y a tiempo, liderazgos claros, movilidad, talento, y medidas firmes para atajar la desigualdad de género, generacional, territorial y de acceso a las nuevas tecnologías.

Y mucha solidaridad. De esto último han dado buen ejemplo las empresas y las organizaciones empresariales de la Región desde el primer momento.  

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.