Por Pablo Turletti *

Si evaluamos el comportamiento de las economías en los momentos posteriores a las crisis en la historia, veremos que todos se caracterizan por un fuerte descenso de las fuentes de empleo durante los primeros años de la crisis, seguido de un repunte producto de la recuperación.

Ya sabemos que el desempleo crecerá en la región y la pauta de cuánto, nos la puede dar el hecho de que en Centroamérica y el Caribe esta variable se incrementó entre 2% y 5% durante la crisis del 2008, de acuerdo con el Banco Mundial.

El comediante Groucho Marx, un genio a su manera, me dio las claves a través de su humor, que me inspiró a escribir este artículo. Él era inteligente y divertido, disruptivamente constructivo, filosófico e irrespetuoso y, sobre todo, con visión de futuro.

En la nueva era de la gestión post-Covid, aquellos afortunados que han conseguido salvar sus lugares de trabajo deberían reconsiderar la forma en la que planifican y ejecutan sus actividades para que sus puestos sobrevivan. Si las empresas están en juego, ¡tu trabajo también lo está!

Le invitamos a leer: 34 millones de empleos en Latinoamérica se perdieron por la pandemia: OIT

¿Qué nos enseña Groucho?

1. Objetivos: “Si no sabes dónde vas, puedes acabar en cualquier parte”

Los objetivos son el elemento clave de cualquier proyecto. De hecho, los objetivos claros y medibles son la única manera de demostrar si has tenido éxito o no en todos los casos. Si aún planificas tus proyectos con objetivos como “aumentar el reconocimiento de la marca” o “mejorar la relación con nuestros clientes”, lo más probable es que te encuentres en el camino de ser juzgado según la valoración subjetiva de tu superior.

2. Validación: “Desde el momento en que recogí su libro hasta que lo dejé, me partí de la risa. Algún día lo leeré”

A que nunca saltarías a una piscina sin saber que está llena de agua… Si no validas tus proyectos desde un punto de vista económico antes de la inversión, es muy probable que tengas recortes presupuestarios, lo que socava la relevancia de tu trabajo. Supongamos que estás planeando una promoción en el punto de venta, ¿has calculado su punto de equilibrio? ¿Sabes cuál es el impacto en las ventas necesario para que el proyecto se pague a sí mismo?

3. Conversión monetaria: “Me abrí camino desde la nada hasta un estado de extrema pobreza”

Nos guste o no, el dinero manda. Si no somos capaces de convertir las aportaciones de nuestras actividades en resultados monetarios, aun cuando podamos aislar los efectos no monetarios de las mismas, siempre nos quedaremos cortos respecto de las expectativas de la Dirección General y de los accionistas. “¡Enséñame el dinero!” … ¿te suena familiar?

4. Evaluación: “Tuve una velada maravillosa, pero no fue ésta”

Si el dinero manda, a la hora de ejecutar tus actividades deberías poder demostrar su impacto económico real. No saber si un proyecto está perdiendo dinero, no evita las pérdidas si es que las hay. Tarde o temprano pagaremos el precio. Si no estás evaluando el impacto económico de tu trabajo, vas camino de sorpresas (si son buenas lo más probable es que no se te atribuyan y si son malas, serás una de sus causas)

5. Planificación: “Envejecer no es un problema. Sólo tienes que vivir lo suficiente”

Admitámoslo, la mayoría de las empresas no recopilan suficiente inteligencia de negocio de sus propios proyectos. La inteligencia de negocio no sólo proviene de la investigación de mercado y de las tendencias de la industria. Probablemente la mejor inteligencia comercial y la más cercana a tu realidad proviene de tus propios proyectos. ¿Qué tipo de datos recoges? ¿Son útiles para el futuro? ¿Cuánto utilizas de tus aprendizajes y buenas prácticas en la planificación de tus proyectos?

Le invitamos a leer: Estos son los 10 trabajos más buscados en el 2020

Kit de supervivencia

En resumen, si deseas mantener tu trabajo y progresar profesionalmente durante los próximos años, asegúrate de hacer lo siguiente:

• Establece objetivos relevantes, claros, identificables y medibles.

• Valida tus proyectos desde el punto de vista económico antes de invertir en ellos.

• Convierte el rendimiento de los proyectos en dinero real (no sólo valor, sino efectivo).

• Evalúa tus proyectos desde el punto de vista financiero.

• Utiliza tus propias experiencias para mejorar y planificar buscando siempre obtener resultados de negocio.

Le invitamos a leer: Fuerza de trabajo resiliente, una oportunidad única para América Latina

*CEO del ROI Marketing Institute, colaborador de Forbes USA y fundador del ROIMI Training Center. Consultor, escritor, conferenciante y profesor internacional. PabloTurletti.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.