El creciente endeudamiento combinado con menores ingresos fiscales ha resultado en una mayor carga de intereses de la deuda para el gobierno. Por lo tanto, bajamos nuestra calificación soberana de largo plazo de Panamá a ‘BBB’ de ‘BBB+’ y confirmamos nuestras calificaciones soberanas de corto plazo de A-2. La perspectiva estable refleja nuestra opinión de que, a pesar del severo impacto de este año, la economía se recuperará a un ritmo sólido en el futuro, lo que ayudará a estabilizar las finanzas públicas. 

Acción de Calificación 

El 24 de noviembre de 2020, S&P Global Ratings bajó sus calificaciones soberanas de largo plazo de Panamá a ‘BBB’ de ‘BBB+’. La perspectiva de las calificaciones soberanas de largo plazo es estable. También confirmamos nuestra calificación soberana de corto plazo de ‘A-2’. Nuestra evaluación de riesgo de transferencia y convertibilidad (T&C) de ‘AAA’ se mantiene sin cambio.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Perspectiva

La perspectiva estable refleja nuestra opinión de que la sólida recuperación económica de Panamá en los próximos dos años ayudará a estabilizar las finanzas públicas. Esperamos que el gobierno tome medidas para sostener el crecimiento del producto interno bruto (PIB) a largo plazo y para abordar los riesgos fiscales derivados del sistema de pensiones y de una base fiscal reducida. 

Escenario negativo 

Podríamos bajar la calificación soberana en los próximos dos años en caso de una recuperación económica más débil de lo esperado que afectaría el ingreso per cápita del país, limitaría los ingresos del gobierno y aumentaría los riesgos fiscales. 

Te recomendamos: Panamá comprará 3 millones de vacunas contra COVID a Pfizer y BioNTech

Escenario positivo 

Aunque es poco probable que ocurra en los próximos dos años, podríamos subir las calificaciones soberanas si observamos una mejora sostenida en el perfil externo de Panamá, que se refleje en fuertes reducciones en los requerimientos de financiamiento externo junto con una sustancial disminución de la deuda neta del gobierno general y de la carga de intereses. 

Fundamento

La baja de calificación refleja las presiones sobre los costos del servicio de la deuda de Panamá debido al mayor endeudamiento del gobierno, aunadas a una abrupta caída de los ingresos fiscales. Estimamos que los pagos de intereses del gobierno consumirán 17% de sus ingresos en 2020 y esperamos que alcancen un promedio de 12% en los próximos dos a tres años a medida que se acelera el crecimiento y se estabiliza la deuda. 

La economía de Panamá afrontó una fuerte recesión relacionada con el COVID-19 en 2020 y está comenzando a recuperarse. Las estrictas medidas de confinamiento para frenar la propagación del virus llevaron a la economía a una contracción proyectada de 9%, una de las más pronunciadas en la región. Sin embargo, a medida que se flexibilicen las medidas de confinamiento, estimamos que el crecimiento del PIB se recuperará un 7% en 2021 y en un promedio de alrededor de 5% en los años siguientes, impulsado por grandes proyectos de infraestructura y exportaciones mineras.

Con información de S&P Global Ratings

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado