Por Natiana Gándara, Héctor Cordero Y Dony Stewart

El reporte semanal de precios que elabora el departamento de Planeamiento del Ministerio de Agricultura confirma una variación al alza de precios en cultivos que sufrieron daños por el paso de ambas tormentas.

El reporte del Diplan-Maga entre el 29 de octubre y el 11 de noviembre reflejó las siguientes variaciones:

  • El quintal de maíz blanco pasó de Q111.25 a Q123.5 (11%).
  • En el caso del quintal de frijol pasó de Q437.5 a Q456.7 (4.3%).
  • La caja de 45 a 50 libras de tomate pasó de Q96.88 a Q98.5 (1.6%).
  • El chile pimiento la caja de 100 a 150 unidades pasó de Q53.13 a Q63.5, (19%).
  • La papa loman lavada grande el quintal pasó de Q235 a Q267 (13.6%).
  • El güisquil mediano el ciento pasó de Q41.25 a Q61.5 (49%).
  • El limón criollo mediano el millar aumentó un 15%, pasó de Q200 a Q230.
  • La caja de huevos medianos blancos de 360 unidades pasó de Q272.5 a Q275, (0.92%).

Desabastecimiento es comunitario

Quiché es uno de los departamentos más afectados por las depresiones tropicales Eta e Iota.

Además, las constantes lluvias que no dan tregua, desde el viernes 20 de noviembre, han dejado incomunicadas a 37 comunidades de Chajul con la cabecera departamental, y en 48 horas quedaron desabastecidas de productos de primera necesidad y alimentos.

Este escenario es complicado para las familias que fueron evacuadas y se encuentran en albergues, y sin alimento accesible se disponen a regresar a buscar hierbas o rescatar lo que quedó de sus cultivos, que continúan anegados.

Eduardo Cruz, vecino de Chel, Chajul, dice que desde el viernes, cuando la carretera colapsó, el poco abastecimiento se agotó y ya no encuentran productos como galletas o enlatados en las tiendas, que en estos momentos podrían solucionar el problema.

“Estamos preocupados porque no hay abastecimiento, y tampoco hemos recibido ayuda por parte del gobierno”, se lamentó.

En precio del quintal de maíz pasó de Q125 a Q165, y en los otros productos básicos el aumento oscila entre un 20 y 25 por ciento.

La falta de abastos y la variación de precios se observan más a nivel comunitario y en los lugares afectados directamente por las tormentas, donde el daño en la infraestructura también es mayor.

Por ejemplo, en Izabal, el impacto de dos fenómenos naturales consecutivos y las constantes lluvias han dejado en situación vulnerable a familias de 40 comunidades.

Río Dulce se desbordó durante el fin de semana y provocó inundaciones en sus alrededores.

Ante esta situación, el incremento de precios en verduras, frutas y otros productos fue considerable, hasta el punto de que el sábado recién pasado no se instaló uno de los mercados que abastece a las comunidades.

Así se cotizaban algunos productos: tres tomates por Q5, dos aguacates por Q15, y un manojo de cilantro a Q4.

Bajan rendimientos y calidad agrícola

Wilfredo Morán, director de la Federación de Asociaciones Agrícolas de Guatemala (Fasagua), explicó que en los 30 tipos de cultivos que se perdieron también se afecta la calidad en la producción entre un 20 y 25 por ciento, porque cuando llegan los productos a los mercados  comienzan a descomponerse a los tres días.

Por otro lado, el efecto en el aumento de los precios al consumidor final lo veremos reflejado en la primera semana de diciembre, porque en ese lapso aún se está movilizando lo último que salió o que se pudo rescatar de las plantaciones, “pero la calidad ya no es la misma”, enfatizó Morán.

Por la diversidad de cultivos que fueron afectados, como el tomate, la cebolla y pepino, que son solo algunos de los más consumidos por la población, si los productores no logran sacar lo poco que quedó, el aumento en los precios será notorio en la semana siguiente.

Morán hizo ver que por cada manzana de cultivo que deja de producir, unas 20 personas se quedan sin su sustento diario, porque todos los días hay un trabajo diferente que se debe desarrollar en el campo.

“Las tormentas dejaron a miles de familias sin un sustento diario y se vulnera su seguridad alimentaria”, expresó el director de Fasagua.

Édgar Méndez, representante de la Gremial de Expendedores de Carne de Res, indicó que no se prevé un aumento de precios de carne vacuna y del pollo importado por el impacto de las tormentas, porque los ganaderos han invertido en infraestructura y aspectos técnicos, y además las granjas elaboran estudios de factibilidad para no incurrir en pérdidas.

Se perdió segunda cosecha de maíz

José Ángel López, ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga), informó que se perderá la segunda cosecha de maíz del año, que ya había crecido entre 5 y 15 centímetros, porque en los lugares donde no había sido afectada por la tormenta Eta, sucumbió a la depresión Iota.

Actualmente, ya no hay semilla en los campos productivos, y debido a esta situación el Maga comprará una cantidad que no fue especificada por el funcionario.

López afirmó que se abastecerá de semilla a los agricultores para que en 15 días puedan volver a sembrar.

Sin embargo, también dependerá de los estudios de suelo que se lleven a cabo como parte de la fase de recuperación, y determinar si todavía se puede cultivar o no, debido a la saturación de humedad o si no fue dañada la calidad del suelo.