Por James Hernández*

El Covid-19 ha traído consecuencias humanas de magnitudes gigantescas y aunque pareciera que estamos cada vez mas cerca de tener la vacuna para controlarlo y derrotarlo, aún no tenemos fecha clara de esto.

En lo económico, ya se han comenzado a sentir los efectos de la pandemia, esto derivado del hecho de que la mayor parte de los países, en mayor o menor grado, se vieron obligados a ordenar confinamientos como única medida para contener el contagio del virus, lo que trajo una paralización casi total de la economía mundial.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Aún si los demás países no se hubiesen visto afectados a nivel humano por el Covid-19, el solo hecho de que China ordenara el confinamiento traería consecuencias económicas en el resto del mundo.

El gigante asiático produce el 18% del Producto Interno Bruto de todo el globo terráqueo, siendo el mayor manufacturador de aparatos y repuestos electrónicos, piezas eléctricas, materiales e insumos para la construcción, entre otros.

Recientemente la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) Kristalina Georgieva declaró que la contracción económica no sería tan severa como se había proyectado, sin embargo, señaló que la recuperación mundial sería larga, desigual e incierta, al tiempo que indicó que en los países de bajos ingresos “el golpe es tan profundo que hay un riesgo de que haya una generación perdida”.

Existe una frase muy conocida que indica que el ser humano es el único de la especie animal que puede golpearse dos veces con la misma piedra, por lo que, sabiendo ya de antemano lo que nos espera a corto plazo, estamos llamados a ser precavidos en el gasto, prepararnos y buscar formas de ahorrar recursos para los tiempos que tenemos por delante.

Ahorro un concepto necesario para sobrevivir

Recientemente estaba viendo un documental sobre la forma en la que los animales se preparan para el invierno y me llamó la atención el caso de las ardillas, ratones y castores, que siguiendo su instinto de supervivencia son previsores y durante la época de otoño almacenan comida para cuando la misma escasee.

Fue inevitable al ver el documental hacer la analogía entre esas especies y el ser humano, y más en estos momentos cuando tenemos la certeza de que estamos frente a una contracción económica que será fuerte y de recuperación lenta.

La importancia del ahorro

Creo fuertemente en las energías, en que uno recibe lo que da, en que si uno se prepara para enfrentar algo malo, eso llegará más rápido y con más fuerza de lo esperado, pero una cosa es prepararse para algo malo y otra es saber que tenemos una crisis en puerta y no hacer nada al respecto.

Las crisis económicas de los países son cíclicas, casi inevitables y pueden darse por múltiples razones, por lo que nuevamente debo traer a colación otra frase que he escuchado mucho: “debemos ahorrar en la época de las vacas gordas para cuando llegue la época de las vacas flacas”.

Ahorrar en estos tiempos marcará la diferencia, será como aquellas ardillas, ratones y castores. Primero debemos hacer un listado de nuestros gastos fijos mensuales y nuestra meta será tener líquidos esos fondos por el número de meses que queramos de seguridad financiera.

Comencemos por un mes, luego otro y otro, dejémoslos en un banco, quizás una cuenta bancaria distinta a aquella que usamos a diario y pongamos la tarjeta de débito en un sitio de nuestra casa para que no nos veamos tentados a usarla.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

También podemos cambiar ese dinero por una moneda dura como el euro o el dólar (para el caso de países con inflación alta), y así nos costará más caer ante el impulso de las compras al tiempo que protegeremos nuestros ahorros de la pérdida de poder adquisitivo producto de la inflación.

Para terminar, me permito tomar dos frases de Benjamín Franklin, “un centavo ahorrado es un centavo ganado” y “cuida de los pequeños gastos, un pequeño agujero hunde un barco”.

*Es cofundador de Trust Corporate, consultora organizacional experta en temas financieros.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.